domingo, 20 de abril de 2014

GRANDES ANÉCDOTAS DE HÉCTOR ESPINO




Grandes anécdotas de Héctor Espino

• Una noche se lo llevaron de “parranda” y ni así
• Cuando le otorgaron la base ¡con la caja llena!
·       Le disfrazaban la base; ajusta, ¡y jonrón”


Por Jesús Alberto Rubio.


Magnífica anécdota del “Kilochas”, Marco Antonio Rodríguez, en torno a Héctor Espino:

“En la X temporada, cuando el último campeonato ganado por los Ostioneros, a media temporada el zurdo Jesús Robles pasó de Obregón a Guaymas y fue muy valiosa su participación con el equipo porteño.

En un juego en el estadio “Fernando M. Ortiz”, Guaymas llegó a la novena entrada con el marcador a favor 2 a 0 lanzando el zurdo Robles y rápidamente sacó los dos primeros outs, pero se embasaron los dos siguientes y se presenta a batear Espino.



El receptor era Miguel “Pilo” Gaspar y le solicitó un cambio, el cual el zurdo Robles rechazó y después de insistir por ese lanzamiento, por fin accedió y ya sabrás, la bola rebasó los árboles que estaban detrás de la barda del estadio y por consecuencia el marcador final 3-2 a favor de Hermosillo .

Ya en los vestidores de los Ostioneros con la derrota a cuestas y muy adolorido el zurdo Robles por el lanzamiento solicitado por el empalmense, le reclamó: “Pilo tú te consideras la Biblia del Beisbol mexicano, pero para mí no eres ni el “Memín Pinguín”… y ya te imaginarás las carcajadas de los compañeros.

Buena, mi Kilochas.

Cierto es que para escribir sobre Espino, es necesario un libro de muchas páginas. Son muchos sus récords, hazañas, anécdotas.

Sabemos que quedará mucho en el tintero, pero recordaremos lo más sobresaliente del “Supermán” de Chihuahua.

Base con caja llena


La historia que sigue es real y usted la debe conocer al dedillo.

Fue aquel día en que Deacon Jones, el manager de los Mayos de Navojoa, ordenó darle la base ¡con caja llena de Naranjeros a Héctor Espino!

Ocurrió en el estadio que lleva su nombre, aquí en Hermosillo y la afición que estuvo presente jamás olvida esos instantes.

El estadio todavía se llamaba “El Coloso del Choyal”, en la que fue su primera temporada, la de 1972-73 después de que el “Fernando M. Ortiz” fue demolido por la ingrata picota oficial.

Deacon Jones ya sabía de la clase y poder de Espino. Navojoa visitaba a los Naranjeros para una serie de tres juegos los días 10, 11 y 12 de octubre.

Hermosillo ganó el primero 6-3 con ayuda de un cuadrangular de Espino ante el pitcheo de Tomás Armas y en el siguiente de nuevo ganó 2-1 con jonrón decisivo del “Niño Asesino” a Dyar Millar.

Así, el escenario estaba más que listo para el hecho histórico:

En el tercer partido Hugh Yancy se llegó a primera en error del campo corto; Marcelo Juárez pegó hit y luego Angel Macías llenó la caja con base.

Venía al bat Espino y mire qué cosa: Jones ordenó al pitcher Greg Jaycox le diera ¡la base intencional! ante la incredulidad de la fanaticada, incluyendo los jugadores Naranjeros.

Pero la decisión le costó muy caro: Hermosillo hizo cuatro carreras en ese primer inning para encaminarse a la limpia contra los Mayos.

En ese partido Deacon le dio otra base intencional a Espino, quien además de recibir otra base, conectó doblete impulsor de dos carreras.

Deacon Jones fue removido de su puesto, pero continuó en el equipo; en cambio, quien “pagó los platos rotos” fue Jorge Fitch, quien cubría la línea de coach de la tercera base por los Mayos.

“Base disfrazada” y…

Porque está muy buena, se la vuelvo a contar.

Fue una anécdota que Héctor Espino le dijo a Héctor Jr., y éste nos la pasó al costo:

Resulta que un mánager entró hablar con el pitcher porque iba a batear Espino y le preguntó si se sentía bien y el pitcher le respondió: “Me sentiría mejor si me sacas”.

Y la siguiente, también está chuqui:

Dice Espino Jr: Fue aquella cuando en el Parque del Seguro Social le estaban tirando afuera, lo cual por supuesto era una base disfrazada.

“En eso, mi papá hizo un ajuste. Metió el pie izquierdo, puso el bat ¡y la sacó por el jardín derecho!”

La anécdota con “Tribilín” Mendoza

La siguiente, la envió Sergio Matus:

Una vez el manager del equipo de Guaymas le indicó al jugador Jesús “Tribilín” Mendoza que iban contra Hermosillo, y le ordenó que se llevara a Espino a beber y que lo emborrachara toda la noche anterior al juego.

El caso es que tomaron y se amanecieron hasta la madrugada.


“Tribilín” Mendoza se levantó tarde el día del partido, pero al llegar al estadio escuchó muchos aplausos, por lo que aceleró sus pasos y fue a ver qué pasaba en el estadio y cuál iba a ser su sorpresa que al que se había llevado ¡tras conectar cuadrangular...!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada