jueves, 1 de mayo de 2014

“En LMP la ropa sucia se lava en casa”




Por  Thomas López:


En los últimos años la Liga Mexicana de Béisbol ha endurecido su postura respecto el Doping.

Los directivos veraniegos se han tomado muy en serio el uso de “sustancias misteriosas” por parte de sus jugadores, así sean anabólicos, drogas psicotrópicas, enervantes, hormonas, “chochitos” y todo lo que se le parezca.
Los castigos han llegado a todos los niveles: Jóvenes, veteranos, peloteros estelares y extranjeros.

Para algunos la “Cero Tolerancia” es algo exagerado.

Muchos jugadores se quejan de la falta de información, ya que no saben con exactitud que pueden y que no se debe consumir.

Existen numerosos suplementos alimenticios y productos dietéticos que se venden libremente y algunos de ellos tienen sustancias prohibidas,  las bebidas energetizantes que se pueden comprar en cualquier tienda de autoservicio pueden representar un riesgo.

Si a esto le agregamos una larga lista de medicamentos como antihistamínicos, desinflamatorios, analgésicos, antidepresivos y otros más, da como resultado una psicosis colectiva.

Hemos platicado con algunos jugadores que se han visto envueltos en estos problemas y nos sorprende la sinceridad que escuchamos en sus palabras.

El receptor Luis Juárez de los Sultanes de Monterrey, actualmente castigado por reincidencia nos dijo: “No sé, no me lo explico, cuando di positivo por primera vez, no lo podía creer, me rompí la cabeza pensando cómo me paso eso, desde entonces tengo mucho cuidado, te lo juro que ni siquiera para la gripa tomo medicina, cuando se da el segundo doping, es algo que no entiendo, no he tomado nada que no me hubieran recetado los doctores, recibí inyecciones para la recuperación de mi hombro en Toluca, pero me asegura el doctor que eso no son sustancias prohibidas, por lo que no sé qué hacer, yo mismo de mi bolsa me he costeado viajes a México y Toluca para averiguar qué pasa y no obtengo respuesta, simplemente di positivo por segunda vez y estoy fuera toda la temporada y tengo en riesgo mi carrera en verano, sería muy estúpido de mi parte que una vez que salí positivo siguiera tomando esas cosas, por lo que nomás no entiendo”.

El veterano José Luis García también vivió esta situación, la suspensión que sufrió el 2013 prácticamente lo llevo al retiro en LMB. Platicamos con él y esto fue lo que nos comentó: “Yo estaba en San Luis Rio Colorado cuando me hablaron los Rieleros de Aguascalientes, en ese tiempo estaba tomando unos medicamentos que me recomendó mi doctor para el estress y el trastorno de ansiedad, yo le comunique al equipo lo que estaba tomando y me dijeron que no habría problema, pero di positivo y mi carrera en verano se acabó de la peor manera”.

Es difícil que un pelotero reconozca que deliberadamente consumió sustancias para mejorar el rendimiento, pero también es verdad que existen muchas dudas sobre muchos productos que pueden resultar en un doping positivo, el pelotero en muchos casos se deja guiar por sus entrenadores o doctores y pareciera que esta confianza en los profesionales que están a su alrededor les está costando muy caro.

Por otro lado, loable el esfuerzo que están realizando en LMB para tener un Béisbol limpio y no se trata solo de esteroides, se busca alejar al pelotero de las adicciones a cualquier tipo de droga y mandar el mensaje correcto a toda nuestra sociedad.

La realidad es que llama la atención la manera con la que están manejando el sistema antidoping en un país como el nuestro donde hay un dicho más viejo que la patria que dice: “El que no tranza no avanza”.

Hasta el 2013 en Grandes Ligas, el castigo para un jugador que da positivo ´por primera vez es de 50 juegos, si reinciden es de 100 y suspensión de por vida por un tercer positivo, todo esto con un rol de 162 juegos.

En LMB son  los mismos castigos pero con un calendario de 113 juegos.
Cuando se trata de jugadores extranjeros, no se anda por las ramas, desde el año pasado implemento un castigo de por vida para cualquier jugador importado que salga positivo.

La meta es tener una liga donde se juegue un Béisbol limpio, libre de trampas y que de un buen ejemplo para sus seguidores.

Es muy importante tomar el consumo de sustancias prohibidas como un problema de salud pública.

Se tiene que pensar más allá del deporte profesional.

El universo de atletas de alto rendimiento es infinitamente menor a la cantidad de gente que practica deportes de manera amateur y esto es lo más preocupante.

Todos esos muchachos que en busca de ser más fuertes, más rápidos y más resistentes, al ver el éxito que generan esas sustancias en tantos deportistas profesionales, los emulan consumiendo en la gran mayoría de los casos sustancias de mala calidad y sin supervisión médica.

Y no solo los jóvenes, consumidores de todas las edades buscan sustancias “milagrosas” para rendir más, envejecer más lento y aliviarse más pronto de las dolencias.

Con esto arriesgan gravemente su salud, ya que exponen su cuerpo y lo hacen susceptible a una serie de enfermedades que pueden causar bastante daño a su organismo, atacando órganos vitales como hígado, riñón, páncreas, corazón y cerebro.

Los atletas profesionales son ídolos de multitudes, muchos niños y jóvenes quieren ser como ellos, así que el ejemplo que dan a todos sus Fans es muy importante.

Podremos no estar de acuerdo en algunas formas en que se maneja LMB, pero en lo concerniente al doping, sentimos que están haciendo una labor importante en pro de la salud del pelotero aunque con esto sacrifiquen espectáculo, además contribuyen de manera oportuna a la promoción de una vida sana entre sus adeptos.

¿Y en LMP?

Cuando se dan a conocer casos de jugadores que dan positivo en verano y luego los vemos jugando sin ninguna restricción en invierno, nos asaltan una serie de dudas.

En LMP se guarda un silencio sepulcral en torno a los exámenes antidoping.
Esto genera dudas, muchos aficionados nos preguntan sobre este hecho y no queda más que contestar lo poco que sabemos:

La liga si hace exámenes pero lo maneja de manera interna.

Así hemos visto a peloteros como Chris Roberson, Gabriel Gutiérrez, Randy Keisler, Matt Esquivel, Issmael Salas, Jon Weber  y el más reciente Jerry Owens flamante champion bate, salir dopados en verano y jugar en LMP como si nada.

En la asamblea de la Asocrodes celebrada en Hermosillo el pasado 15 de marzo, estuvo como invitado el Lic. Omar Canizales Soto, presidente de LMP, su servidor le pregunto sobre porque había tanto hermetismo con los exámenes antidoping y sus resultados, generando con esto un grave vació de información y una elevada dosis de suspicacia entre prensa y afición.

Nos aseguró que LMP tiene un control antidopaje efectivo y profesional, lo realizan en laboratorios privados y los resultados los manejan de manera interna, cuando un jugador da positivo, se notifica al club y son suspendidos 25 juegos.

“De esta manera no se expone al jugador ni se le “crucifica” en los medios” nos comentó.

Al ser un organismo privado LMP puede manejar esta situación como mejor le convenga, sin embargo al no hacer públicos los resultados, un mar de dudas surgen y las especulaciones están a la orden del día.

Los medios no estamos para “crucificar” ni para “bendecir” a los peloteros, estamos para cumplir una labor de información que nos demandan los miles de aficionados que están muy pendientes de sus jugadores y equipos favoritos.

La temporada pasada de LMP, algunos jugadores, desaparecieron del mapa sin muchas explicaciones y repentinamente aparecieron jugando en otros circuitos, se manejan versiones como que se están rehabilitando o fueron dejados libres porque bajaron de nivel, pero también se rumora que por lo menos uno de ellos salió positivo y que por eso dejó de jugar aquí.

LMP ha avanzado en varios aspectos muy importantes, eso es innegable, la difusión y mercadotecnia están como nunca antes, los más recientes resultados deportivos son impresionantes, se está empezando a renovar la infraestructura, sin dudas la Liga va dando pasos apresurados hacia la modernidad.

Pero en el aspecto del doping están “out”.

Es hora que LMP cambie su postura, que dejen de lavar la ropa sucia en casa y saquen los trapitos al sol.

Sino, cada vez que un jugador empiece a “macanear” sabroso, surgirá la sospecha si está limpio, con muchísima más razón si ya dio positivo en verano.
Y peor aún, de seguirse manejando esta estrategia para proteger al jugador del “Que dirán”,  la especulación se dará en cada caso que un pelotero ingrese a lista de lesionados o sea desactivado por motivos personales.

Todos nos preguntaremos: ¿Estará realmente lesionado o le pusieron un castigo por debajo del agua? ¿Cuáles serán los motivos personales por lo que fue desactivado?

Desgraciadamente por unos la llevan todos y de seguir con este mecanismo de ocultación, la sospecha estará latente.

Como ya lo dice el viejo y conocido refrán: “No hagas cosas buenas que parezcan malas”.

Que tengan un excelente día.

Los invitamos a conocer www.solobeisbol.mx con toda la información sobre el Rey de los Deportes.


Todos sus correos son contestados.

Nos pueden seguir en twitter: solobeisbolmx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada