jueves, 5 de junio de 2014

LA HERMANDAD DE AL BAT Y REDESBEISBOL

RENÉ CÁRDENAS:



Con gusto comparto esta histórica fotografía que me tomaron con el torpedero de los Dodgers Don Zimmer en el Coliseo de los Ángeles en el año de 1959, mi segundo año como narrador de los Dodgers.

Don acaba de pasar al cielo a formar parte del equipo de los celestiales. Fue un buen amigo. Siempre fue fino al brindarme las entrevistas que le solicité en toda una vida. Su sentido de humor era contagioso y fue el inventor del juego agresivo.

Un día de la década del 60 levantamos vuelo (Vero Beach, Florida) en el avión de los Dodgers para ir a jugar a Lakeland, y a los 5 minutos de haber despegado y ya volando sobre el Atlántico, el aparato perdió un motor. El piloto viró para regresar y mientras eso ocurría se oyó una voz fuerte y sonora desde la parte trasera de la nave. Era la voz de Don Zimmer:

"Ahora los Doders están en problemas porque en este avión vamos los dos torpederos de los Dodgers".

Nunca olvido el momento. Primero por al miedo que se apoderó de mí. Y segundo, porque la delegación entera rio a mandíbula abierta de la producción del incomparable Popeye.




CARLOS RODRÍGUEZ CANDILA:

Don Zimmer: su deceso es un luto esperado ya que desde abril mostraba las complicaciones de enfermedad  o bien por la curva natural de la vida. Relatos de mi padre (+), gran aficionado y que me enseñó quizá lo que nunca aprendí de su gran conocimiento en béisbol, era eso, un gran aficionado a este deporte que nos ha enlazado y tener oportunidad de conocernos  por éste medio y que mejor en el caso tuyo Lic. Jesús A. Rubio Salazar la vida nos ha permitido llegar a lo personal.

Mi Padre  me relataba de ESOS GRANDES de su tiempo, llámense Ted Williams, Babe Ruth, Lou Gehrig, Stan Musial y ni se diga de ROBERTO AVILA, orgullo personal que fue su tiempo, y ni que decir de  Melo Almada, pero que mejor lo que la fortuna le brindó a ese gran mexicano,  FERNANDO VALENZUELA, cuya distinción hace referencia con toda la documentación exquisita, fina y precisa Don Luis Eloy Cabrera en página de hace dos días y que hoy se suma con toda la experiencia y respeto otro gran maestro conocedor de esta ciencia el Sr. Antonio Elizarraras  Corona, todo un experto como otros más que colaboran en tus páginas.


Agradezco a Eddy Henríquez, Luis Eloy Ramírez Cabrera, Varona, Carlos Castillo, Juan Antonio Jasso, Cesáreo Suárez, Ignacio Peña y tantos más, sus aportes y estadísticas e incluso a la ya ausencia de un gran compilador, maestro extrañable por sus efemérides, Alfonso Araujo y tantos que son eso que ya es toda una hermandad beisbolera que nos nutre en muchos sentidos para preservar el conocimiento de éste gran deporte.

Destaco las crónicas escritas acerca de FERNANDO VALENZUELA, tan perfectamente documentada y la de Yasiel Puig.



Del primero realizado y escrito está. TODO UN FENOMENO  que logró la perfección de porqué y para que nació en una todavía sencilla población de Sonora. Su grandeza es tener la fortuna de vivir y seguir siendo ese ícono incomparable entre jugadores latinos y no latinos, igual que hasta en Japón y otros lares donde el béisbol se juega y tiene afición internacional.

El otro fenómeno que no es la estresante digamos así posición de pitcher, es Yasiel Puig, quien parece a diferencia del año pasado va corrigiendo y mesurar su temperamento y carácter. Efectivamente es ese gran pelotero que habita en él, en mi estimación le falta tiempo y constancia para alcanzar la grandeza de un ROBERTO CLEMENTE, casualmente right field como posición de Yasiel, con todas las facultades de lo esperado de un jugador de campo para ejecutar con tanta eficacia no vistas en otros, la forma de lanzar de tal distancia con fuerza y precisión y una gran capacidad en materia de bateo.

Algunos dirán que Willie Mays fue mejor y no desdeño tal opinión, pero se trata de jugadores latinos y sin comparaciones cada quien en su lugar tiempo y espacio para lograrlo. A Clemente, su prematura muerte nos impidió ver hasta donde pudo llegar, pero lo logrado, ahí está.

Reitero que Yasiel Puig de hoy considero que está aprendiendo lo que lo puede llevar ser la gran estrella dotada de tantas facultades para imponer records. Algunos discretos y más sencillos como El Titán Adrián González hace lo suyo, pero su posición a la defensiva es más bien receptora, más con su bateo las cifras hablan. Cabrera, el venezolano, sin palabras. Sencillamente y en cualquier momento lograría otra vez la triple corona de bateo, BRILLANTE.

LUIS ELOY RAMÍREZ CABRERA:



Jesús: saludos a la Hermandad, y aprovecha la oportunidad para hacer una aclaración a tu siempre consecuente Cesáreo Suárez Naranjo. En realidad - y como he dicho en anteriores oportunidades aquí mismo- soy hijo de la SABERMETRIA, aunque hombres como Juan Vené y Greg Moraga, me mostraron que esa compilación de números y fórmulas no decían absolutamente nada del honor, la dignidad y el coraje que hizo grandes por sobre otros a algunos jugadores cuyos registros muestran otra cosa.

No soy seguidor particularmente de Fernando Valenzuela, me considero más un seguidor a ultranza de la leyenda de Babe Ruth, pero soy un dedicado a rescatar las historias y marcas, de nuestros jugadores latinoamericanos, por ello dedique un libro cuyo título lo dice todo: "El increíble ascenso de los latinos en las grandes ligas". Esto sin sentimientos xenofobicos hacia otras culturas, sea cual sea, de hecho no me solidarizo con  el termino raza blanca, negra, mestiza o amarilla, pues en mi opinión, hay una sola y única raza humana. 


Y volviendo al tema con Cesáreo, ese motivo fue el que me llevó a sentarme y dedicar unas líneas al joven que salió de Etchohuaquila - gracias al aporte de Jesús, porque nadie fuera de México o mexicano conoce ese poblado- sin millones, sin fama ni maquinaria mediática que le despejara el camino a impactar como lo hizo siendo un rockie.

El béisbol, Cesáreo, nos guste o no- y respeto tu negativa a las comparaciones-, tiene dos cosas que lo caracterizan. La primera, no hay un deporte en el mundo en que las estadísticas definan lo bueno o no tan bueno que fue un jugador. Y segundo, que al vivir de las estadísticas- que no envejecen-, las comparaciones a diferencia de otros juegos, no sólo son inevitables sino que van de generación en generación.

A pesar de lo mucho que el lanzador Tanaka haya sorprendido al mundo del béisbol, me pareció injusto que a Fernando- que no lanzó hace 100 años- no se le reconozca la hazaña que ningún serpentinero en su año de novato ha tenido en una zafra como la que él logró en 1981.

Por último, te invito a leer unas líneas que dediqué aquí en Al Bat, a otro gran mexicano, Baldomero "Melo" Almada. Él no sólo fue un pionero sino que dejó cantidad de marcas, "huellas" que hasta su llegada ningún latino había logrado, y que cayeron casi tres (3) décadas después de su retiro. Un datico más, cuando alcanzó sus 29 partidos dando de hit, sólo seis (6) jugadores en la historia del juego habían conseguido una mayor cantidad, entre ellos Ty Cobb, Rogers Hornsby y George Sisler  ¿buena compañía no?  

JUAN EMILIO BATISTA CRUZ:



Saludos, Jesús. Una vez más todos los que nos consideramos honrados con integrar la Hermandad de Al Bat, debemos agradecer al estimado amigo venezolano Luis Eloy Ramírez, esta certera información sobre el extraordinario inicio del mexicano Fernando Valenzuela en las Grandes Ligas de Estados Unidos.

Gracias, Luis Eloy, porque es una adecuada y contundente respuesta a algunos superficiales que acostumbran a absolutizar un resultado sin tener todos los elementos o ignorarlos ex profeso, sobre todo cuando se trata de minimizar las hazañas, que son tantas, de los peloteros latinos en el Big Show.

El inédito arranque de El Toro Valenzuela puede ser igualado o superado porque la vida sigue; pueden aparecer figuras capaces de lograrlo, pero de momento, ni Tanaka, ni nadie ha podido opacarlo. Esa es la verdad. En medio de mis limitaciones crecientes de salud, no puedo dejar de reconocer este nuevo aporte valioso de nuestro hermano Luis Eloy. Un abrazo, Juan Emilio.

JESUS VARONA:

Buenos trabajos reafirmando también que las comparaciones se hacen, pero...a mi particularmente no me agradan. Últimamente lo vimos con Strasburg y más recientemente con Joseito Fernández. El que comienza tiene un amplio camino que recorrer; me gusta dejar que corra la liebre, para después darle alcance con  el juicio frio siempre de los numeritos. El trabajo aludido es Excelente, saludos amigo <J>.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada