martes, 24 de junio de 2014

LUIS ELOY, DESDE VENEZUELA




Estimado Pedro Cruz.

Voy a responder tu email, con relación a mis opiniones respecto a la mítica canción “La casa del Sol Naciente”, de la maravillosa voz de Alejandra Guzmán, de Melo Almada y de la extraña euforia de la hermandad de AL BAT por la actuación cubana esta zafra, no sin antes mencionar mi atrevimiento de enviar estas líneas simultáneamente a mis respetados Toño Elizarrarás y Carlos Castillo, y por supuesto a Jesús Alberto.

Entrando ya en calor, por cuestiones generacionales desconocía a las damas que nombras: Estela Raval y Cristina. Sin dudar de sus talentos, ambas poseen registros vocales altos y claros pero cuando nombre a la Sra. Guzmán, me refería (y lo detalle en el comentario) a la mejor voz femenina de rock en nuestro idioma. La voz de la mexicana posee un registro vocal grueso y una intención irreverente, es decir una voz propia del rock.

https://www.youtube.com/watch?v=bYqMkhzb5dU&feature=kp


“La casa del Sol Naciente”, como mencione en mis líneas y tomando como base la opinión de recopiladores como Alan y John Lomax, no tiene autor conocido y no sólo muchas versiones en cuanto a la letra sino que su música es muy remota. Cierto la versión de The Animals- la más famosa- y muchas de las que le siguieron toman como centro un tugurio de New Orleans pero las de Alger “Texas” Alexander, Tom Ashley o Leadbelly de décadas anteriores a la de la banda de Eric Burdon tienen otro letra como la mismísima versión de Alejandra Guzmán. 



Respecto a Melo Almada, es cierto 7 temporadas no lo definen como una estrella de época pero siempre que de este gran hombre se tenga que hablar doy un paso al frente. Y es que fue el primer hispano en obtener un LIDERATO OFENSIVO en Grandes Ligas, incluso sobre Armando Marsans o cualquier cubano de los muchos que jugaron antes que él. En mi libro de próxima edición – Dios mediante mediados de julio- refiero estos registros:

En 1938, lideró en sencillos la Liga Americana con 158, record para latinos por 31 años hasta que en 1969, lo derribó Mateo Alou; ese mismo 1938, se convirtió en el primer hispano en anotar 100 carreras en una campaña. Sus 197 imparables en una temporada en 1938, fueron marca para latinos por 23 años, hasta que el inmortal Roberto Clemente lo superó con 201 en 1961. Otra marca para latinos que “Melo” dejó por mucho tiempo fue su seguidilla de 29 juegos conectando de hits la cual mantuvo en su poder por 32 años hasta que Rico Carty la derribó en 1970.



También fue el primer latino en establecer o empatar un RECORD OFENSIVO de Grandes Ligas, al anotar 9 carreras en un doble juego en 1937 contra los Marrones de San Luis, de hecho fue el primero en hacerlo en el siglo 20 y aun es registro vigente en las Mayores. Súmale que fue top 5 en outs realizados y asistencias como centerfield de la Americana de 1935 a 1938, y la única razón por la que no fue a un partido de estrellas fue porque era mexicano y jugaba con Washington.  Hasta su retiro en 1939, ningún cubano ofensiva ni defensivamente que hubiese jugado en las mayores le igualó.

En el mismo libro presentaré el nombre del primer cubano que jugó en las Mayores en el siglo 20, de manera documentada toda una sorpresa además de otras informaciones inéditas.

Pero volviendo al tema, y de la “extraña euforia” en AL BAT por la actuación de los cubanos, se debe a tu misma opinión sobre Almada: TIEMPO. Veteranos como Kendry Morales (10), Yuniesky Betancourt (12) o Alexei Ramírez (7) nunca han tenido status de estrellas.



Yasiel Puig tras su desplome después del partido de estrellas del año pasado, donde bateo para 273 con 23 empujadas luego de promediar 391 antes del “break”, pareciera el llamado a ser la súper estrella de este grupo pero apenas tiene un año y medio de servicio.

Céspedes ha sido un bate productivo pero de muy bajo promedio además de sólo tiene 3 zafras en su haber. José Abreu, un novato de 27 años, y que sin duda, ha sorprendido pero tiene apenas 63 desafíos. Chapman muchos ponches, mucha espectacularidad pero también muchos desperdicios de salvamentos, no pareciera ser el hombre llamado a rivalizar con los grandes “salvadores” latinos de todos los tiempos. Y del más prometedor de todos por actitud y profesionalismo, José Fernández, deseamos como latinoamericanos al diestro que regrese muy bien de su operación.


Esperemos una década y veremos si ya un Puig, Céspedes  o Abreu están a nivel o superan incluso a Tony Oliva, Tony González, Tani Pérez, Orestes Miñoso, Zoilo Versalles, Dagoberto Campaneris o Leo Cárdenas. En el pitcheo la cosa se pone morada pues ganar 20 juegos hoy dia es casi una hazaña pero hacerlo varias veces como Adolfo Luque, Miguel Cuellar, Luis Tiant o Camilo Pascual parece imposible.   


En la mayor de las Antillas se lleva el beisbol en los genes como en Republica Dominicana y Venezuela pero un paro de más 50 años, sin profesionalismo, dio mucha ventaja a los dos países que actualmente disputan el liderazgo hispano en la gran carpa; la Cuba reina y dominante del beisbol latino antes de 1970, tendrá que esperar un tiempo y como máxima aspiración compartir su trono ahora con otras naciones de habla castellano.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada