domingo, 1 de junio de 2014

Salón de la Fama del beisbol cubano anuncia polémica



Un museo cubano de la pelota estaría incompleto sin los que han brillado en Grandes Ligas

Por Leonardo Calvo Cárdenas:


        
LA HABANA, Cuba  – Todo parece indicar que tendremos Salón de la Fama y Museo del beisbol cubano.

Y ya se enciende la polémica.

Se establece un intenso debate sobre ¿dónde debe estar el Salón de la Fama?

Unos defienden que debe estar en el estadio Palmar de Junco de la ciudad de Matanzas, el parque de pelota más antiguo del mundo, escenario, de aquel encuentro del 27  diciembre de 1874, ganado por los Caballeros de La Habana al equipo Matanzas con marcador final 51 corridas (carreras) por 9.

La mayoría apuesta por el Coloso del Cerro, inaugurado el 26 de octubre de 1946, sede de varias temporadas de la Liga Profesional Cubana, con más de medio siglo de series nacionales amateurs, Copas Mundiales e Intercontinentales del beisbol amateur y varias de las primeras Series del Caribe de beisbol profesional.



Los hay que proponen compartir Salón de la Fama y Museo entre el Latinoamericano y Palmar de Junco.

Afortunadamente quedaron atrás los tiempos en que se impidió la entrada al terreno de juego a los ex jugadores profesionales que decidieron quedarse en Cuba y participar como directores y entrenadores en las Series nacionales, como si haber sido profesional fuera un crimen o una vergüenza.

Decir beísbol profesional ya no es impronunciable. Ya se habla –en voz baja– sobre los juegos de las Grandes Ligas. Y sobre la historia pasada del beisbol en Cuba. Ya no se borran de la historia y las estadísticas a los peloteros del “beisbol revolucionario” que han decidido jugar pelota profesional en el extranjero.

Cuba se reincorpora, tras medio siglo de ausencia, a la Serie del Caribe –torneo de equipos campeones de la región que Cuba fundó y estelarizó hace más de sesenta años–  Solo queda una laguna en este destape de última hora: todavía no se reconoce a los cubanos que triunfan en el beisbol profesional fuera de la Isla.



Sería inadmisible que el Salón de la Fama del béisbol cubano, no se conceda el lugar a esas grandes estrellas que en décadas pasadas convirtieron a la Liga Profesional Cubana en la antesala por excelencia de las Ligas Mayores.

Resultaría lamentable que no encontraran lugar en este nuevo Salón de la fama los cubanos que, en el último medio siglo, han escrito páginas de gloria en Las Grandes Ligas. Incompleto quedaría el Salón de la Fama sin figuras de la dimensión de Tony Perez, Tony Oliva, Luis Tiant, José Canseco, Rafael Palmeiro, Livan y Orlando “el Duque” Hernández o José Ariel Contreras.
Liván Hernández.

Y que los encargados de decidir quiénes serán los atletas en el Salón de la Fama, apliquen rigor en la selección para evitar paternalismo y corrupción que, con tanta frecuencia, se manifiestan  en Cuba a la hora de otorgar reconocimientos oficiales.

Que este Salón de la Fama, se concrete sin condicionamientos o exclusiones politizadas, para que puedan salvaguardarse las glorias y hazañas de un deporte que es parte esencial de cada calle, de cada esquina, cada manigua, donde el cubano desde niño juega a la pelota.

Yoenis Céspedes conecta doble, triple y cuadrangular frente a los Angelinos



El cubano Yoenis Céspedes se quedó a un sencillo de batear para el ciclo y ayudó a eliminar a dos corredores en el plato con lanzamientos para que los Atléticos de Oakland vencieran el sábado 11-3 a los Angelinos de Los Ángeles, reporta AP.
Céspedes conectó doble en la cuarta entrada, un triple de dos carreras en la séptima y un cuadrangular de tres anotaciones en la octava. Igualó su marca personal de cinco carreras remolcadas para contribuir a que Oakland ampliara a tres juegos y medio su ventaja sobre los Angelinos en la División Oeste de la Liga Americana.
En lo que va de temporada, Céspedes tiene diez jonrones y 37 impulsadas.

Yulieski Gourriel viajó a Japón para integrarse al equipo Dena



El toletero cubano Yulieski Gourriel viajó rumbo a Tokio para integrarse al equipo Dena Baystars de Yokohama, con algo de temor por el cambio de cultura, de idioma y sobre todo de comida.

"Es algo nuevo y un gran reto. Mi principal objetivo es hacer bien mi trabajo y ver en el terreno dónde está el techo de Yulieski en béisbol", dijo Gourriel a la AP antes de abordar el vuelo.

Vestido con traje deportivo y acompañado por su familia y amistades, Gourriel partió hacia Japón con una escala en París.

El pelotero, que cumplirá 30 años en junio, firmó en días pasados un contrato por unos 990.000 dólares con el club de Yokohama de la Liga Central de Japón, según reportó el diario japonés Sports Hochi. El contrato es por la presente temporada.

Considerado como uno de los mejores peloteros de la Isla, Gourriel se unirá en Japón a Frederich Cepeda, quien ya se encuentra en el país asiático defendiendo los colores de los Gigantes de Yomiuri de la Liga Central.

Estos fichajes son parte de la nueva política del deporte cubano, que desde septiembre de 2013 autorizó a sus deportistas firmar contratos en el exterior en un nuevo coqueteo con el profesionalismo que fue prohibido en la Isla hace más de cinco décadas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada