viernes, 20 de junio de 2014

YUNEL ESCOBAR: CONSISTENCIA








El torpedero cubano Yunel Escobar, de los Rays de Tampa Bay, es un ejemplo de consistencia en su posición entre los jugadores de su país que participan en las Grandes Ligas de béisbol.

Escobar forma parte de ese grupo de talentosos jugadores cubanos que se destacan en la posición de torpedero, junto a Alexei Ramírez (Medias Blancas), Adeiny Hechevarria (Marlins) y José ‘Candelita’ Iglesias (Tigres), que dan mucho de quÉR hablar por sus destacadas actuaciones defensivas.

Además, Escobar y Ramírez son los únicos entre todos los cubanos que han llegado en los últimos años que acumulan desde hace poco más de 1.000 hits en las Grandes Ligas, con 1.016 el primero y 1.042 el segundo.

“Llegar a esa cantidad de hits para mí fue algo muy grande, sobre todo para alguien que estuvo tres días en el mar (cuando escapó de Cuba)”, señaló Escobar a la AFP.



Luego de estar cuatro años jugando en Cuba con los míticos Industriales -es como decir los Yankees en Estados Unidos-, sin ser titular ya que el dueño de la posición era otro destacado torpedero como Germán Mesa, quien nunca se probó en las Grandes Ligas, Escobar decidió probar suerte en las Mayores.

“Entonces no era como hoy, que llegan (los jugadores) y se va para un tercer país para poder obtener contratos millonarios como agentes libres en las Mayores, pues yo tuve que ir al ‘draft’ (selección de talentos)”, aclaró Escobar.

El tener que someterse al ‘draft’ en Estados Unidos representa menos dinero en el contrato, aunque en estos momentos, luego de siete años en la Gran Carpa, Escobar se encuentra en su tercer contrato de varios millones en su corta carrera.

Considerado uno de los mejores torpederos actualmente en las Grandes Ligas, Escobar es el octavo jugador nacido en Cuba que juega con el conjunto de los Rays de Tampa Bay.



Los otros cubanos que jugaron en el equipo tampeño fueron el receptor Michel Hernández (2008-09), los lanzadores Rolando Arrojo (1998-99), Danys Báez (2004-05) y Ariel Prieto (2001), el toletero José Canseco (1999-2000), el jardinero Alex Sánchez (2005) y el también torpedero Rey Ordóñez (2003), este último con tres ‘Guantes de Oro’ consecutivos con los Mets de Nueva York en la Liga Nacional.

Precisamente, en la campaña del 2013, para muchos, Escobar fue despojado del ‘Guante de Oro’ en la Liga Americana, que finalmente se llevó el campocorto de los Orioles, J.J. Hardy.

Escobar fue segundo en la votación, pero muchos pensaron que lo ganaría ya que terminó con un promedio de efectividad en el fildeo de .989 en 153 de los 162 juegos de la temporada regular.

El destacado jugador cometió solamente 7 errores en 610 lances, tres de esas pifias en 108 partidos, el segundo mejor histórico en la franquicia tampeña detrás del dominicano Julio Lugo.



En las últimas tres campañas, Escobar es el tercer mejor torpedero en promedio de efectividad en la defensiva con .982 (en 400 aperturas), en todas las Mayores, superado sólo por Hardy (.988) y el veterano Jimmy Rollins (Filis, .983).

“Eso fue duro, no lo niego, todos aquí (en el equipo) y muchos (los seguidores) pensaban que el ‘Guante’ (de Oro) era mío, pero qué le vamos hacer, será para la otra”, subrayó Escobar.

Escobar estuvo tres temporadas y media con los Bravos, dos y media con los Azulejos y lleva dos con Tampa.

Estuvo por los Marlins antes de la temporada del 2013, pero no llegó a vestir uniforme con el equipo de Miami pues pidió ser transferido a los Rays en un cambio por Derek Dietrich, ya que no quiso ceder su posición de torpedero para convertirse en tercera base, una petición que le habían hecho directivos de los ‘peces’.

Ofensivamente, Escobar, de 31 años, terminó el año pasado con un promedio de .256 (130 hits en 508 veces al bate), mientras que de por vida lo hace para .276 (1.016 en 3.677) en 1.007 partidos.

En la actual campaña, el cubano ha participado en 69 encuentros, en los que ha cometido ocho errores -uno más que en toda la temporada el año pasado-, para .967 de promedio.

“En este equipo me siento muy bien, quisiera echar raíces aquí, con todos me llevo muy bien y el mánager que tenemos es excelente persona (Joe Maddon)”.

Escobar aclaró que “eso que dicen que tengo un carácter malo, no creas en eso, simplemente digo las cosas como son… y eso siempre hay a quien le molesta”.
El conjunto tampeño, de la mano de Maddon, estuvo en la Serie Mundial del 2008, cuando cayó ante los Filis de Filadelfia.

En la actual campaña, los Rays marchan últimos en la División Este de la Liga Americana, luego de caer el año pasado en la primera ronda de los playoffs frente a los Medias Rojas de Boston, finalmente los campeones de la Serie Mundial frente a los Cardenales de St. Louis.


Poder de Céspedes se impone ante Boston

El cubano Yoenis Céspedes pegó su 14to jonrón de la temporada, Scott Kazmir lanzó siete entradas para ganar su cuarta apertura consecutiva, y los Atléticos de Oakland vencieron a los Medias Rojas de Boston 4-2 en la noche del jueves.

Céspedes, que bateo de 4-2, produjo su jonrón solitario en la tercera entrada para poner el marcador 2-0 a favor de los Atléticos.

El cubano nunca había logrado un cuadrangular contra los Medias Rojas hasta su batazo con dos outs frente a Jake Peavey.

Stephen Vogt sacudió dos hits y contó dos carreras impulsadas, Jed Lowrie anotó dos veces y John Jaso anotó otra carrera en la séptima entrada para que Oakland se pusiera 17 juegos arriba de .500, su mejor marca de la temporada. Es el mejor récord en las Ligas Mayores y el mejor comienzo de los Atléticos desde 1990.

Kazmir (9-2) entró al juego con la segunda ERA más baja en la Liga Americana y extendió su racha a 18 entradas y un tercio sin permitir una carrera limpia, hasta que Dustin Pedroia pegó un jonrón de dos carreras en la sexta. Kazmir ponchó a ocho sin conceder boleto a ningún bateador.

Por los Atléticos, Céspedes de 4-2, un jonrón, una remolcada, una anotada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada