jueves, 3 de julio de 2014

ANTONIO ELIZARARÁS CORONA







ANTONIO ELIZARRARÁS CORONA:

Mi estimado Jesús.  El futbol como en buena medida el beisbol, la  lucha libre,  el  boxeo y lo que pienses, ha llegado a un punto en que la belleza de su diseño, su práctica, sus evoluciones y la dinámica de los jugadores o protagonistas, antaño casi totalmente honestos, se está perdiendo en aras del marketing.

Hoy buscan sacar ventaja en cualquier forma, en cualquier momento y en cualquier situación.  Hoy, han  prostituido  al deporte en forma brutal y este caso de Robben solo es uno más de una montaña de engañifas toleradas por la FIFA y ejecutadas por árbitros que podría apostar, al ser designados para tal o cual partido, llevan consigna.



Si Robben aceptó haberse tirado un clavado en equis  minuto del  juego,  acepta de facto que  se tiró el clavado que le  dio  el penalty a  Holanda, el cual  se convirtió en el gol de la victoria para la “Naranja Mecánica”.

¡Claro!, no iba a ser tan torpe como para aceptar que se tiró para crear el penal.

Y recordemos: a México en su primer partido, le anularon dos goles legítimos.  Y en general, en partidos importantes, el arbitraje  estado  de vómito aunque, creo que no hemos visto lo peor.



Yo espero cualquier cosa del arbitraje, en las semifinales.  Y ojo:   mucho ojo: arropar a Brasil que aun con todo no tiene ni copia de aquellos grandes equipos que vimos años atrás, es tarea obligada porque, imagínate si no llega a la final (y quizá a campeón), ¿cuál será la reacción del pueblo que protesto por el gasto brutal del campeonato y sigue reclamando recursos para educación,  salud, seguridad y bienestar social?

¿El estallido se produciría?

Sólo pregunto, Jesús, porque hay muchas cosas que a mí, no me cuadran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada