domingo, 13 de julio de 2014

LUIS TIANT




POR LUIS ELOY RAMÍREZ CABRERA:


Estimado Jesús Alberto: saludos a tu persona y a los lectores de la Hermandad de Al Bat.

Hoy quiero dar un pequeño aporte a propósito de las entradas en blanco que logró Clayton Kershaw, y que a todas luces es mi tributo a una leyenda de Cuba y de Latinoamerica: Luis Tiant. Espero que este aporte y algunos detalles más expuestos aqui sean del agrado de todos.

….Y Tiant fue Tiant.

Esto parafraseando la expresión de Jesús Alberto de que Kershaw es Kershaw, a propósito del que sin duda, es junto al venezolano Félix Hernández, los dos mejores serpentineros en la actualidad.

Los 41 capítulos en blanco del as de los Dodgers, y la enorme cantidad de lesiones de los hoy escopeteros de brazos de cristal, son plato servido para traer a la memoria, las hazañas de Luis Tiant.



Una vieja gloria de Cuba, Tiant llegó a los Estados Unidos en 1962, con la organización de los Indios de Cleveland luego de haber lanzado de 1960 a 1961 en México. Entre 1963 y 1964, alcanza 29 victorias por apenas 10 reveses en las filiales de la tribu, lo que le vale su llamado al club grande con quien debuta el 19 de Julio de 1964 frente a los Yankees.

Ese día un Tiant, de 23 años, tiene como rival en la acera del frente al inmortal Whitey Ford en su feudo del estadio Yankee, pero eso no intimada al de Marianao que  pinta de blanco la línea de score de los Mulos con 11 guillotinados, permitiendo apenas 4 imparables. Ese año el Rookie dejó registro de 10 lauros por 4 caídas, consolidándose en la rotación de Cleveland.



Pero no es de su brillante carrera que incluye cuatro zafras de 20 victorias, ni del año 1968 con su microscópica efectividad de 1.60, que deseo comentarles, eso se puede encontrar fácilmente en su biografía, lo que quiero compartirles amigos de la Hermandad, es de algo más minucioso como fue que el cubano lanzó 27.1 capítulos consecutivos en blanco en 1966, y  hasta 42 ceros consecutivos- superando la soberbia actuación de Kershaw este año- en la campaña de 1968.

Sin embargo, en 1969 comenzó su declive hasta el punto que casi pierde su carrera.  Y que mejor referencia de que eso fue así que revisar su actuación en Venezuela donde ganó hasta 37 partidos en 7 años de actividad pero para la temporada 70-71, su equipo en la LVBP, los Leones del Caracas, lo había “botado” por considerar que su brazo ya estaba liquidado a causa de la poco común y a la vez grave lesión del hombro derecho, una lesión propia de los lanzadores de Jabalina. 

Tiant no sólo tomó venganza de los caraquistas a quienes lanzó un No Hitter al año siguiente (14/11/71) sino que volvió a las mayores para ganar 20 juegos y ser el eje de la rotación de Boston, donde de nuevo tejió otra seguidilla, esta vez de 40.1 ceros consecutivos en 1972.



La seguidilla de ceros de Kershaw, es algo casi inigualable en el beisbol de hoy pero imaginen al zurdo logrando por lo menos dos más como las que logró Tiant ¿Imposible? Claro que no, pero la “epidemia” de brazos de cristal parece poco probable.

Por cierto, leyendo que el ortopedista, Dr. James Andrews decidió investigar el caso, pensamos que debiese reunirse para comenzar con el pie derecho, con hombres como Juan Marichal, Fernando Valenzuela, Steve Carlton, Jim Palmer, Tom Seaver, Camilo Pascual, Jim Kaat, Fergie Jenkins, Nolan Ryan y Don Sutton por mencionar algunos de los que lanzaban 200 entradas año tras año, y que sin embargo, tuvieron largas carreras.

La información de su manera de entrenar, y cuidar su brazo sería de vital importancia pues parece que la tecnología hizo que se perdieran sus secretos.

Lo curioso es que mientras los serpentineros de “antes” lanzaban gran cantidad de juegos completos, sin miedo a exceder los 100 lanzamientos (Tiant hizo 99 pitcheos en el 1er juego de la WS de 1975, 154 en el 2do y 102 en el 3ro), los de “hoy”, cuidados y mimados, parecieran vivir aterrados con la sola idea de llegar a ellos.



El Dr. Andrews puede dar -su prestigio y respetabilidad el avalan- con la raíz del problema de las lesiones y ser escuchado por la Oficina de Selig, dueños de equipos, representantes del sindicato de jugadores y poner así fin a la “epidemia”.


Por hoy hago lo que alguna vez me recomendó el periodista hondureño Greg “Látigo” Moraga: “las generaciones más jóvenes deben trabajar para que el legado de los grandes jugadores latinos no se olvide. No tengas temor a compararlos con las estrellas de hoy, así a muchos les moleste, hacerlo es poner sobre relieve lo grande que fueron”.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada