lunes, 29 de septiembre de 2014

HISTORIA: BEISBOL EN MÉRIDA

CARLOS CASTILLO:



A Bernabé López Padilla, es de alabarse sus conocimientos sobre la lengua maya.

En Mérida, Yucatán, se jugó por primera ocasión en el año de 1892 en la plazoleta de un parque público ubicado en el barrio de Santiago a las puertas de la iglesia del mismo.

Posteriormente se trasladaron al suburbio de Itzimná y al que se le puso el nombre de "Pablo González", en homenaje a este impulsor del deporte, quien pierde la vida en la ciudad de New York en 1905, víctima de una pulmonía, cuando se encontraba comprando los uniformes de su equipo, del mismo nombre, ya que la vestimenta no se hacía en Mérida, sino que se encargaban a la urbe norteamericana.

Llegaban en los vapores que  hacían el servicio de transporte y pasajeros New York, Progreso, la Habana y continuaban a puertos europeos y viceversa. Pero al disolverse la Liga Meridana por desavenecias entre los teams que la conformaban, el "Pablo" que se quedaría en el "Pablo", y "Fénix", "Águila", "Colón" de Progreso, integraron la "Liga Yucateca".

Todo ello escrito entre finales de 1904 y principios de 1905 y llevaban a cabo sus juegos en terrenos al oriente de la ciudad y que llevó el nombre de "Fénix" y vivió tantos años que en el año de 1946 jugué en ellos, pero con el crecimiento de la ciudad, fueron borrados por la urbanización.

Hago notar que el team "Colón" de Progreso, alineaba a siete peloteros americanos.

A unos doscientos metros, al poniente del antes mencionado, se inauguró otro terreno que llevó el nombre de "Colón" y según nota de Abril 24 en la prensa local, jugaron los clubs cubanos "Cuba" y "Fé" y que es lo destacable, que al terminar cada inning, era soltada una paloma mensajera que llevaba en la patita el resultado, que era recibida en la maderería "El Campo de Marte", la que ubiqué en dos locales a cien metros uno de otro y de sus oficinas, pero no se sabe en donde eran recibidas.

En tanto en la ciudad y puerto de Progreso, los eventos se celebraban en el parque central y lleva el nombre de "Zaragoza". El "Pablo González" desaparecería y solo era llamado "Itzimná" hasta que en 1947 era vendido a una institución educativa, pero el deportista Prof. José González Beytia, entonces gobernador del Estado, cedería el "Estadio Salvador Alvarado", donde se celebraban eventos de pista y campo, salvando el amanecer de la Liga Peninsular.

En 1952, el "Carta Clara" ilumina los primeros juegos nocturnos. El campo de juego llevó el nombre de "Julio Molina" el primer yucateco en ingresar al Salón de la Fama y de ahí el "Kukulkán" donde hasta ahora es el asiento de los "Leones" de Yucatán.

En el Estadio Salvador Alvarado, se presentó por primera vez en el beisbol, el anunciador que daba lectura a la alineación de los equipos y luego el nombre del player en la caja de bateo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada