miércoles, 5 de noviembre de 2014

REDUCIR TIEMPO DE JUEGO



Por LUIS ELOY RAMÍREZ CABRERA

Jesús: Saludos a ti y la Hermandad, y disculpa que otra vez tome turno en la columna pero este inning no podía dejarlo pasar. Se trata del comentario de Miguel Ortega, y con el que me identifico y aprovecho para enlazarlo con los de la reducción del tiempo de juego.

Muy bueno el comentario de Miguel sobre los cronómetros y relojes “supervisando” el béisbol, y aprovecho para opinar sobre la reducción del tiempo de juego, controlando el tiempo que debe tener entre lanzamiento y lanzamiento un pitcher.

El béisbol de todas las épocas ha tenido como característica su evolución, estadios que ya no existen, franquicias que desaparecieron, modas que pasaron como las medias de béisbol, los agarre del Bat a la mitad (Mateito Alou o Félix Millán); árbitros constantemente limpiando el plato en cada inning o el cambio a veces caprichoso de pelotas por parte de los lanzadores, estas últimas dos que de seguro añadían minutos al juego.

Pero el mayor agente de esa transformación fue la Televisión, la que llevó la mercadotecnia, la tecnología, millones de fanáticos a los estadios y de dólares a los bolsillos de dueños y jugadores, pero como el mismo fenómeno Internet, la TV no trajo sólo “rosas” al juego.

El mayor problema ha sido la perdida misma de autonomía ante ella. Es difícil pensar que la oficina del Comisionado tome alguna decisión sin ser consultada a las grandes cadenas de TV y que mejor ejemplo cuando Selig apostó como carnada a los esteroides y los jonrones para que la asistencia a los estadios por parte de una fanaticada resentida con la denominada “huelga de los millonarios”, no se viniera a pique y con ello el millonario contrato entre la TV y MLB. 

Ahora surge el problema del tiempo en el juego, pero ¿quién ha sido el mayor factor de incidencia en ello? En mi opinión quien ahora se queja: La TV.  

Como ejemplo miren esto, y como referencia al azar un club los Filis y todos los años que terminaron con el último dígito en 3, desde la década del 20´.

Los Filis en 1923 sumaron 71 partidos con tiempo inferior a las 2 horas y sólo superaron las 3 s en 2 partidos, uno de ellos un extra inning de 13 capítulos.

Una década después, 1933, llegaron a 67 cotejos de menos de 2 horas pero más increíble aun es que no jugaron desafío alguno que llegara a las 3.

Para 1943, alcanzaron 58 partidos de menos de 2 horas por sólo 3 partidos de más de 3. La cosa no  varió dramáticamente en el 53´ cuando ya la TV daba sus primeros pininos en el béisbol, y aunque el número de partidos de menos de 2 horas cayó a 13 por un ascenso del número de juegos de más de horas a 7, el promedio se mantuvo en poco más de 2.

Llegó 1963: la TV tenía más presencia y la caída de los juegos de menos de 2 horas de los Filis llegó a 9 pero ahora si con incremento notorio en los juegos de más de más de 3 con un total de 19.

En el 73´ miren estas cifras,  17 partidos de menos de 2 hrs por 7 de más de 3 hrs, es decir el béisbol seguía siendo un juego de menos de 3 hrs, luego de 50 años.

En año 83´ hubo una caída notable en los partidos de menos de 2 hrs de los Filis con apenas 2 y el incremento en los de más de 3 hrs también lo fue a la inversa con 29, ya estaba entrando la era del béisbol de 3 horas, era obvio que en esa década la TV tenía mayor dominio en el juego. 

En el 93´ los Filis no jugaron desafíos de menos de 2 hrs por 49 partidos de más de 3 hrs, estábamos oficialmente  el béisbol de más 3 hrs.

En 2003, los Filis vieron acción en 66 partidos de más de 3 hrs y no jugaron ninguno de menos de 2 hrs.

El año pasado (2013) fueron 52 los partidos de más de 3 hrs en los que los Cuáqueros participaron y de nuevo no tuvieron juego alguno de menos de 2 hrs, además en 23 desafíos sólo faltaron 10 o menos minutos para las 3 hrs.

Solución, en mi opinión no es afectar la estrategia, el cambio de lanzadores hoy día, en que un serpentinero a duras penas arriba a las 6 entradas, es inevitable, pero si considero que el relevista debiese llegar directo del bullpen a lanzar sino ¿para que la seña de que esta listo? Con lo del boleto intencional directo, difiero porque eso es parte del juego.

Controlar con reloj a los lanzadores atenta con la esencia del juego, pero si desde las Ligas Menores ajustar mecánica de los serpentineros para que den tanto rodeo en la loma, también se podría obligar a los bateadores a no salirse en cada pitcheo, eso ya obliga al lanzador a ser más rápido.

Lo de que el guantín (guanteletas) se desajusta a cada lanzamiento, me gustaría que alguien me explicara cómo se desajusta si la mayoría de las veces los bateadores sin hacer swing, se salen de la caja de bateo para acomodarlos.

Los registros no mienten: Fue la TV, con su pauta publicitaria, lo que alargó la duración de los partidos y lo peligroso es que habiendo introducido tantas modificaciones para complacerla al final el béisbol, uno de los pocos deportes del mundo donde la defensa tiene la pelota y uno de los poquísimos donde el reloj no juega ni el tiempo es factor, termine siendo esclavo del cronometro por causa de las cámaras.

Toda innovación en beneficio es bien recibida como las revisiones pero allí deben poner énfasis pues a veces pareciera que la decisión la toma un comité que sesiona en un congreso.


Hace unos años, un físico de una universidad estadounidense dijo “la curva es un efecto visual,  la pelota jamás cambia su línea recta”, como dice Miguel, y de acuerdo con él, exceso de ciencia mata béisbol….

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada