miércoles, 3 de diciembre de 2014

HESSMAN Y ROCKY NELSON




LUIS ELOY RAMÍREZ CABRERA


Saludos a la Hermandad y a todos quienes aquí aportan, aprovecho tu escrito sobre el toletero Mike Hessman, para decirte que antes de aterrizar en la Liga del Pacífico, el recio slugger vio acción en 14 encuentros con los Tigres de Aragua quienes lo habían presentado al iniciar el torneo como su hombre de poder.


Aquí luego de 14 partidos y 44 turnos, consiguió un vuelca cercas y promedio famélico 227, lo que decretó su salida del equipo. En realidad el hombre “joseó” pero ya sus mejores años pasaron y por ello continuó en México el ritmo que presagia su pronta despedida del beisbol. 


Su caso nos trae a la memoria el del primera base, Rocky Nelson, quien es sin duda, el más emblemático de esos matadores de ligas Menores que se quedan con las ganas al ascender a las Mayores.



Y es que este inicialista siempre será recordado por los conocedores del juego como el hombre que nunca pudo batear en las Mayores, esto a pesar de conseguir en las Menores la Triple Corona de bateo en 1955 (364 de promedio, 37 vuelacercas y 130 impulsadas), 3 veces el premio M.V.P de la liga International (1953,55 y 58).


En total disparó 234 bambinazos, remolcó 787 anotaciones y su promedio de .319, en una carrera que abarco 13 temporadas  y que fue acortada 3 años por el servicio militar.



Nelson cuyo matrimonio fue todo un acontecimiento ya que se efectuó en el estadio los Hillscat de Lynchburg de Ligas Menores, con él llevando su uniforme de pelotero y su prometida, vestida de novia.  Llegaron al home y se casaron para ser la primera pareja que lo hacía en el home plate de un equipo profesional. El evento lo imitaría años después y también en las Menores, el boricua Iván Rodríguez.


Pero volviendo a su tan peculiar trayectoria, Rocky Nelson, al recibir sus oportunidades en Grandes Ligas (9 temporadas repartidas entre Piratas, Indios, Cardenales, Brooklyn y Medias Blancas) apenas despachó 31 jonrones y fijó un pobre .249 de average  en 1394 turnos, números que en nada asemejan su bateo en las Menores

¿El motivo? nunca se sabrá,  siempre será un misterio del beisbol…


En Venezuela el caso más similar a Nelson, es el de Robert Pérez, dueño de la mayoría de los registros ofensivos de la LVBP. El orgullo de Ciudad Bolívar, además disparó 205 bambinazos en las filiales de Yankees, Azulejos y Cerveceros, así como en México (Campeche, Diablos Rojos y Leones), Corea e Italia.


Robert sin embargo, quedó en deuda con su accionar en las Mayores donde apenas disparó 8 jonrones en 497 turnos, en una campaña de 9 años y que incluyo actuaciones con los Azulejos, Yankees, Expos, Marineros y Cerveceros.


Otros criollos que dejaron números impresionantes en las Menores pero que poco jugaron en las Mayores fueron:

Oswaldo Blanco quien debutó (dada su fama de jonronero en las Menores) como el cuarto bate de los Medias Blancas en sus dos primeros partidos en las Grandes Ligas, pese a ello no pudo disparar un solo jonrón en dos temporadas y 114 turnos. En las Menores se llevó la barda en 125 ocasiones.


Alejandro Feire con 188 bombazos en 14 años en los circuitos de las menores, vio su sueño de jugar en las mayores hecho realidad al participar en 25 juegos con los Orioles en 2005, despachando un jonron.

Otros como Luis Raven (197) y Jesús Alfaro (163), fueron prolíficos jonroneros en las Menores pero nunca recibieron la oportunidad en la Gran Carpa.  



Antes de despedirme quiero decir que Tony Oliva, Luis Tiant y Orestes Miñoso aparecían según sus números - los reales- para pelear entre ellos los puestos para la próxima elección a Cooperstown, pero ayer observé en algunas web y algunos análisis, la consideración del WAR y JAFFE, que dejan prácticamente fuera de carrera a Oliva y Miñoso ante Ken Boyer y Dick Allen, siendo Luis Tiant el único que saldría airoso. 

Como alguien que endiosó a Bill James y su SABERMETRIA, y que ahora pone puntos suspensivos a esa manera de "medir" el talento y grandeza de un jugador, lamentaría muchísimo que estos dos cubanos fueran dejados fuera del HOF por ecuaciones aritméticas y presunciones de una pseudo-ciencia, que por sus logros al campo.


Sabias palabras la de Orestes: "el beisbol siempre será igual, 4 bolas son una base, 3 strikes un ponche; el que era bueno antes sería bueno ahora".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada