lunes, 16 de febrero de 2015

PELOTA QUE NO LLENA




Por: Darien Medina Bonilla

El título de la Serie del Caribe no parece ser suficiente para que la pelota cubana vuelva a llenar estadios y una semana después de haber alcanzado este título el torneo cubano parece continuar con la tendencia que ha venido padeciendo desde hace unos años: sigue perdiendo gancho y atractivo dentro de la fanaticada cubana.

Ni por asomo hubo lleno total en ninguno de los 4 parques donde se jugó este fin de semana. Subseries atractivas como Granma-Industriales y Ciego de Ávila–Pinar del Río registraron asistencias mínimas durante sus tres juegos, aun cuando se hayan desarrollado entre viernes, sábado y domingo.

CIFRAS QUE HABLAN

Echémosle un vistazo a las cifras de asistencia de los tres desafíos entre Granma e Industriales celebrados en el Mártires de Barbado sede de los Alazanes, granmenses.

Esta instalación cuenta con una capacidad para 15 000 espectadores, si sumamos la asistencia en los tres partidos, el público asistente estaría por debajo de esta capacidad total.



Según los datos de la página oficial de la Federación Cubana de Béisbol en el primero de los desafíos asistieron 5 000 aficionados, la mayor asistencia registrada en los tres encuentros. Las siguientes concurrencias estuvieron cercanas a los 3 000 mil asistentes, si tomamos en cuenta la capacidad total del Mártires de Barbado y la asistencia de estos dos últimos encuentros este parque tan solo tuvo un 20% de su capacidad total ocupada, una cifra paupérrima en un duelo en el que se enfrentaron 2do y 3er lugar de la actual temporada.

En el Victoria de Girón en Matanzas, los números no estuvieron muy lejanos a los del Mártires de Barbado. Con una capacidad para 22 000 espectadores esta instalación resultó inmensa para la cantidad de aficionados que se dieron cita este fin de semana.

La mayor concurrencia tuvo lugar este domingo con una asistencia de 5 000 espectadores, muy por encima a la del sábado que estuvo rondando a los 3 000 asistentes y la peor tuvo lugar el viernes con la visita de 2 500 aficionados.

Mientras que en el Calixto García de Holguín una plaza caracterizada por el inmenso respaldo a su público este domingo tan solo asistieron 3 000 aficionados dentro de un aforo total de 18 000 capacidades, y en el José Ramón Cepero de Ciego de Ávila, la visita de los Vegueros pinareños tampoco fue motivo de una buena concurrencia y solo contó con la asistencia de 2 500 aficionados, otra cifra bien baja.



Son datos estos que ilustran de que el béisbol cubano necesita de nuevas iniciativas para convertirlo realmente en un espectáculo de disfrute y calidad, que la asistencia a un estadio se convierta en una fiesta y en un rato de disfrute, algo de lo que estamos bien lejos aún.

Que el juego de pelota este rodeado de actividades colaterales y se convierta en una atracción para toda la familia debe ser una prioridad a la hora de pensar la Serie Nacional, la ausencia de figuras de renombre actualmente en el torneo cubano merman la atracción de espectadores y de la afición en general, la pelota cubana no anda bien y eso lo sabemos todos, las gradas vacía son tan solo una muestra.






.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada