martes, 26 de mayo de 2015

ÁNGEL MORENO

Al Bat




Ángel Moreno


Por Jesús Alberto Rubio.

Epílogo:

Ángel Moreno debutó en nuestro béisbol invernal en 1976-1977 con los Mayos de Navojoa, temporada que compartió con Guaymas, la cual concluyó con 1-0 tras lanzar 16 episodios en un lapso de diez partidos.

Aún joven para este nivel de pelota, la siguiente campaña logró con Navojoa 1-2 en trece apariciones, con 48 innings, cerrando con efectividad de 2.44.



Pero llegó la campaña 78-79 y ahí la cosa fue totalmente diferente: con 7-1 y 3.25 fue campeón pitcher del circuito, además de ayudar a los Mayos a obtener su primer campeonato –con Chuck Goggin de mánager-- y el boleto para ir a la Serie del Caribe a San Juan Puerto Rico.

Ángel Moreno ganaría en el “Ciclón” Echeverría el juego del banderín –4-1, con cierre de Enrique Romo—a los Naranjeros dirigidos por Benjamín “Cananea” Reyes.



Esa vez los Mayos tuvieron una gama de estrellas: el debutante en este beisbol, Rickey Henderson; Gary Hancock, Eddie Gates, Ramón "Abulón" Hernández, los receptores Vicente Peralta y Juan Treviño; Antonio Villaescusa, Mario Mendoza, Leo Guerrero, José Luis Pérez, Francisco Lara, Toño Briones, Miguel Suárez, Carlos Rivera...mientras que el pitcheo, además de Moreno, estuvieron Arturo González, Randy Niemann, el relevista Frank Quintero, Toño Pollorena, Pepe Peña, Ramón Guzmán, Abraham Rivera y Alfredo Mariscal.

Con el equipo donde brillaron los coachs Carlos "Bobby" Treviño y César "Oloroso" Gutiérrez, también estuvieron un rato Jack Pierce, Marvin Fowley, Larry Doby Johnson, Thomas Sain y los pítcher Rafael García y Charlie Williams. En postemporada tuvieron de refuerzos a Enrique "Huevito" Romo.



La siguiente temporada todavía estuvo con Mayos (8-7), y ya para la 81-82 llegó a Naranjeros (10-2 y 2.59 para lanzar sus primeras tres de las trece temporadas con el equipo capitalino.

Aquella temporada 80-81 tuvo una seguidilla de 8 juegos ganados sin derrota --desde su llegada a finales de octubre--, empatando el récord de aquel entonces en manos de Tony Barbosa y Rafael García; perdió lo invicto ante Jaime Orozco, de Tijuana.



Hermosillo fue a la final ante Mexicali y Ángel fue pieza decisiva: el viernes 29 de enero de 1982 logró una blanqueada empatando la serie a tres triunfos por bando y de la manera más dramática; tiró para seis hits e igual número de ponches, con un control perfecto. Su contrincante Ernesto “el Indio” Escárrega mantuvo el duelo y solo permitió un imparable, salido del bat de Mario Mendoza en la tercera entrada.

La jugada clave fue aquel error increíble de Rick Lancelloti que ya muchas veces se la he contado y que mandó la serie al séptimo donde Naranjeros se coronó.




“Ángel de la Guarda”

Y así como con Navojoa fue el pitcher que les dio el campeonato a los Mayos, con Hermosillo también repetiría ese tipo de historia: fue la pieza clave en la conquista del campeonato de la temporada 2000-2001 lanzando el juego ¡completo! que significó la coronación ante los Venados de Mazatlán. Tenía 45 años y siete meses de edad, imagine la clase de consistencia del veracruzano.

Fue un recital de pitcheo --el domingo 28 de Enero de 2001--  tirando las nueve  entradas sin permitir anotación, ganando con blanqueada de 5-0.



La otra ocasión en que se vistió de “Ángel”, ocurrió con Mazatlán en 1993:

Ganó el primero 2-1 a los Águilas; el quinto por 7-1 y con dos días de descanso, el domingo 31 de enero de 1993, tiró las primeras cinco entradas y se agenció el gane por 3-0, (¡ganó 3 de 4!, con el auxilio de tres rescates de Isidro Márquez, quien llegó al equipo porteño en calidad de préstamo.

Ángel siguió con Hermosillo dos temporadas más; pasó un año en Tijuana, otro en Guasave y siete en el Puerto de mazatleco, regresando a la capital de Sonora en el invierno de 1995 donde permaneció hasta su retiro 10 años después.



Tras 28 años de activo en invierno (26 en verano), se retiró en la campaña  2004-2005 con 138-114, con 3.56, siendo así el tercero mejor en la lista de los mejores ganadores, sólo superado por José Peña (173) y Vicente Romo (182).

Por supuesto, es el pitcher zurdo más ganador de la LMP, además de tener la marca de ser el más longevo, aspecto del cual el colega Alfonso Araujo, dice al respecto:

“En la temporada de 2005-06 fue contratado por Obregón. El viernes 14 de Octubre de 2005, en el Oroz Gaytán, se enfrentaron Venados y Yaquis en el primero de la serie, con triunfo para los de casa (9-8), con labor de 10 pitchers, entre ellos Ángel, que sacó un out. Al día siguiente, los Yaquis ganaron 10-5 y Moreno, que tenía en ese momento, 50 años, 4 meses y 7 días, se acreditó la victoria”.

Moreno también lanzó en Venezuela (1990), así como en Taiwán a finales de 1998 y de febrero a noviembre de 1999.



Naranjeros retira su No. 30

El 26 de noviembre de 2003, El Club Naranjeros de Hermosillo retiró su No. 30 en una emotiva y significativa ceremonia en la que le brindó gran testimonio de reconocimiento a su legado y, curiosamente, estando aún como pitcher activo.

Esa noche, el ejemplar lanzador salió del dogout ovacionado como nunca por la afición, siendo recibido en el centro del diamante por su hija Tania, sus nietos y compañeros de equipo; José Luis Sandoval y Maximino León acompañaron a la hija de Moreno al fondo del parque para develar el número que guarda para siempre su memoria en la casa de los Naranjeros de Hermosillo.

Al Recinto Sagrado



En marzo de 2014, en la Asamblea de Elección del Salón de la Fama del Beisbol de México, Ángel Moreno recibió la mayor cantidad de sufragios, 298, seguido por el tercera base Alejandro Ortiz, con 195 y el segunda base Juan Francisco Rodríguez, 85; en tanto,  Eduardo Valdez Vizcarra fue el más votado entre los cronistas, con 227 para así ingresar los cuatro al Recinto Sagrado el lunes 12 de septiembre del mismo año en Monterrey.

 Sus alicientes

Para Ángel Moreno, sus principales motivaciones de vida también lo son su esposa Alicia y sus hijas Tania, Alicia Ivette, Angélica, Jocelyn Jiusel y Cyndi Ailyn.



Sin duda, un pitcher por demás durable, sin lesiones graves que amenazaran cortarle su formidable carrera; un protagonista del béisbol disciplinado, inteligente y quien en su carrera supo cómo administrar su tiempo, preparación y juego.

“Mi acondicionamiento físico y la disciplina dentro y fuera del terreno han sido mi soporte; son herramienta elementales para desarrollarte mejor, siempre motivado por5 el aliento y apoyo de mi esposa y mis hijas”, expresó el orgullo de Soledad de Doblado y quien desde hace muchos años tiene a la ciudad de Aguascalientes por residencia.

Su pitcheo, dijo, tuvo como base el control, dominando la fuerza con la inteligencia y la recta que fue su mejor lanzamiento, además de tirar la curva, cambio, slider, sinker y la recta cortada.

¿Con qué receptor trabajó mejor en invierno?: ¡con “Kalimán” Robles y Eliseo Garzón!




¿Y sabe usted que Héctor Espino nunca le pegó jonrón?

Tras su retiro como lanzador activo se ha dedicado a dirigir y ser coach en diferentes equipos profesionales, como la Invernal Veracruzana, pero asegura que hasta hoy no tiene pensado dedicarse a ser estratega en los más grandes circuitos del béisbol mexicano.

Por cierto, le preguntamos si ya tiene alguna invitación para trabajar –de coach de pitcheo— en la próxima temporada de ña LMP, señalando “aún no…no sé qué les hice”.


Asimismo, invitó a los peloteros de la actual generación –incluyendo los de cuerpos técnicos de cada equipo—para que busquen la forma de proteger su seguridad social y de salud para cuando dejen la pelota activa.


En su caso, su estancia en EU le permite recibir una pensión, modesta, pero que de alguna manera la ayuda en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada