lunes, 30 de noviembre de 2015

AUNQUE USTED NO LO CREA...



Al Bat

Ávila, Merrit y Corpas

Por Jesús Alberto Rubio.

El guaymense Andrés Ávila llegó a 18 rescates y Mochis, en doble cartelera, venció 5-3 y 4-1 a los Charros; Roy Merrit estuvo a un tris del sin hit ni carrera –vaya la página de la LMP o del sitio Cañero--, por lo que con ese par de victorias domingueras la gente de Luis Sojo se encaramó al liderato de esta segunda vuelta.

Por otro lado, Hermosillo adquirió los servicios del relevista panameño Manny Corpas, quien anoche debutó con labor de un hit y dos ponches en derrota Naranja en diez entradas ante Culiacán.

Corpas viene con experiencia de siete años (2016-2013) en MLB, (seis años con Rockies y uno en Cubs).

Por supuesto, llega a un departamento que urge de mayor efectividad para mantener cualquier ventaja, historia que en el equipo usted sabe cómo ha estado en esta campaña.

Para darle lugar, el equipo inactivó a Derek Eitel.

Por otra parte, Peter O´Brien ya alineó y aunque se fue de 4-0 se espera responda a sus excelentes credenciales, especialmente en la ofensiva.

Por cierto, también Naranjeros mandó a la lista de inactivos al pitcher Marcos Rivas (¿lesión de por medio…?), y en su lugar puso en acción al prospecto Roberto Ramos.

Ok, veremos por cuánto tiempo.

Dos tips: Mayos activó a John Lindsey, y Max Ramírez se lució en grande, anoche, en Obregón, para darles dramático triunfo a los Yaquis –ante Navojoa—en la décima (6-5).

JUAN EMILIO BATISTA CRUZ:

Ah, mi hermano, ya están definidos los Ocho Grandes de la actual temporada cubana de béisbol, con la clasificación de mis Leñadores de Las Tunas, piratas de la Isla de la Juventud y vergueros de Pinar del Río.

El estadio Julio Antonio Mella, de mi querida ciudad, acogerá la fiesta del Juego de las Estrellas de esta campaña durante sábado 12 y domingo 13 de diciembre próximo y dos días después el martes 15 comenzará la segunda y decisiva etapa por el título, cuando ya los equipos hayan escogido, el día 9, sus cinco refuerzos. Estoy feliz, hermano. Siempre a tu disposición. Un  abrazo, Juan Emilio.

Aunque usted no lo crea…


Los récords de Joe DiMaggio de 56 y 61 juegos pegando de hit, no lograron alcanzar otro por demás formidable establecido en 1919 por Joe Wilhoit, cuando llegó a ¡69! jugando para Wichita Jobbers en la Liga del Oeste.

Wilhoit, un excelente jardinero, logró en esa gran racha pegar para .505 y finalmente fue el campeón bat del circuito con .422.

Sin duda, la marca de DiMaggio (56, en 1941 en MLB y 61 con las Focas de San Francisco en la Liga del Pacífico de EU), se quedó corta frente a Joe Wilhoit, la cual ha estado vigente en todo nivel de beisbol profesional.

Vander Meer-Bell-Necciai


Johnny Vander Meer, estelar pítcher de los Rojos de Cincinnati, marcó  historia cuando se convirtió en la campaña de 1938 en el primero y único en lanzar dos juegos consecutivos sin hit.

Sin embargo, 14 años más tarde, un simple chamaco de 18 años de edad, saltó a la gloria con el equipo de Bristol en el Beisbol de Ligas Menores en forma por demás espectacular:

Se trató de Bill Bell, un lanzador derecho del sistema de sucursales de los Piratas de Pittsburgh, quien en 1952 primero impactó al abanicar a 17 en una victoria de 1-0 sobre Kingsport y sin recibir imparable alguno (mayo 22).

En su siguiente salida, ponchó a 20 en un triunfo de 4-0 sin hit admitido sobre Bluefield (mayo 24) y luego en agosto, volvió a repetirles la hazaña.

¡27 ponches y sin hit!

Pero anote: Bell no fue el mejor lanzador de Bristol en aquella campaña:

Verá.

Ron Necciai, de 19 años de edad y compañero del mismo sistema de Pittsburgh, apantalló  con 27 abanicados en la Appalachian League, además de lanzar sin hit contra el equipo Welch, en mayo 13.

Sólo un bateador le llegó a primera cuando su receptor dejó ir la pelota en un tercer strike.

Antes, en mayo 2, Necciai ponchó a 20 en partido de dos hits y en mayo 21 abanicó a 24 bateadores del Kingsport.

En sus primeros 31 innings, Ron ponchó a 77 y caminó sólo a 12, en tanto recibía únicamente dos “arañados” inatrapables.

En verdad, notables hazañas de Bell y Necciai.

Fue el año cuando los Piratas estuvieron terriblemente mal al perder 112 juegos en campaña y necesitaban urgentemente de ayuda y llamaron a ambos talentos, aunque con negativos resultados.

Necciai tuvo 1-6  en 12 partidos y en los entrenamientos primaverales del siguiente año tuvo problemas en su brazo  y.. pronto quedó fuera del beisbol.

Por su parte Bill Bell perdió en su única aparición con los Piratas y luego retornó en 1955 para aparecer en un juego sin decisión.

Y fue todo.


Increíble, pero cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada