domingo, 13 de diciembre de 2015

GIL Y MATÍAS

“El liderazgo de los Gil, Un “Coyote” Solidario”



Por Tomás López.

El liderazgo es una característica especial que pocos peloteros logran hacerlo sentir  a sus compañeros y rivales, los que lo hacen se ganan el respeto y la admiración de propios y extraños.

Se podrán decir muchas cosas de la etapa de jugador de Benjamín Gil, pero lo que nadie puede negar es que fue el líder de aquella “Maquina Guinda” que dominó LMP entre 1995 al 2004. Odiado por muchos y amado por otros  fue un jugador que nunca pudo mantenerse en lo obscurito. Fuera de Culiacán era blanco de todo tipo de críticas, burlas y mentadas, pero esto lejos de opacarlo, al contrario, parecía que los abucheos lo motivaban a dar el extra. Que si era “tira aceite” o se las daba de galán eso era un ingrediente extra de su personalidad, la realidad es que cuando estaba en el terreno de juego se echaba el equipo al hombro y derrotarlos era bastante complicado.

Luego de ganar su noveno campeonato en la temporada 2003-04 los Tomateros de Culiacán batallaron bastante para ceñirse nuevamente la corona a pesar de que constantemente armaban trabucos de miedo.

Por once años todo fue decepciones para la afición culichi tan acostumbrada a ser protagonista. De entre todas las causas que se manejaban para los constantes fracasos en postemporada, la constante fue: ya no tenemos líderes como Benjamín Gil. Por tal razón su llegada al timón Guinda se vio como el movimiento clave para romper la prolongada sequía.

Gil llegó derramando liderazgo imponiendo un sistema de juego pocas veces visto en LMP y con un gran respaldo de la directiva consiguió el anhelado título X. Con un plantel de miedo, recursos de sobra y la figura de Benjamín al frente, en el ambiente empezó a circular la sensación que Tomateros podría iniciar otra nueva dinastía.

Esta temporada las cosas han sido diferentes, el equipo se ha visto afectado por lesiones, ausencias y bajas de juego de algunos jugadores importantes, la directiva ha hecho bastantes movimientos en su legión extranjera, realizando también algunos cambios de jugadores nacionales pero parece que nada resulta.

Desde hace algunas semanas han corrido versiones que el verdadero problema de Tomateros es la falta de armonía que se tuvo la temporada pasada, se dice que no todos los jugadores andan en la misma sintonía y esto ha dado como resultado muchas derrotas.

En varias ocasiones las imágenes de televisión nos muestran a un Benjamín incomodo e impotente por los malos resultados, por momento parece que tiene el “monito volteado” ya que aunque manda jugadas y hace movimientos en su line up y rotación, casi nada le sale.

Por todo esto en Culiacán las críticas hacia su dirigencia son fuertes y muchos aficionados piden su cabeza, sin embargo la directiva encabezada por Juan Manuel Ley le han dado toda su confianza y han asegurado que se la jugarán con él en lo que resta de la temporada.

Con 15 juegos por delante que definirán todo, Tomateros tiene tiempo para hacer la “hombrada”. Ahora es cuando Gil debe mostrar ese liderazgo, contagiar a sus jugadores de esa mentalidad, meterse a postemporada y consagrarse como manager. Mucho cuidado con un equipo como Tomateros que de llegar a playoffs lo harían muy motivados y serían un rival al que nadie querría enfrentar. Después de todo todavía son los campeones y la posibilidad del bicampeonato y arrancar una nueva etapa de hegemonía sigue latente.

Gil Velázquez y su futuro

En colaboraciones anteriores habíamos comentado la falta de un líder con Hermosillo. Por muchos años Naranjeros contó con una constelación de estrellas y entre ellos varios jugadores que sobresalían por su liderazgo, sin embargo en la actualidad esa figura se percibe huérfana.

La adhesión de Gil Velázquez en este sentido es muy positiva ya que el exgrandes ligas desde su llegada a inyectado esa dosis de “tamaños” tan necesaria; constantemente lo vemos hablando con los pitchers, con los jugadores jóvenes y cerca de los coachs y manager.

Platicamos con él sobre esto y nos comentó que no se siente líder pero que siempre le ha gustado involucrarse más allá de lo normal y transmitir positivismo a sus compañeros además de acercarse a los novatos para darles consejos.

Este pasado verano Velázquez colgó los spikes y asumió un puesto de coach en Ligas Menores de Dodgers, debido a esto surgieron interrogantes sobre si jugaría en invierno, así mismo luego de su llegada a Hermosillo muchos nos preguntamos que tanto le queda al utility de 36 años, dudas que el mismo nos resolvió: “Inicié una nueva etapa de coach;  fue muy buena experiencia y para el año que entra debutaré como manager en clase A de Dodgers. Esa será mi prioridad, pero espero todavía jugar dos o tres años más acá con Naranjeros o hasta que el cuerpo aguante”, nos dijo con una gran sonrisa.

Interesante lo que viene para este manager-jugador y más delante podría ser una opción para dirigir en invierno.

La Solidaridad de Matías

Casi el final de su carrera en verano, Miguel Ojeda fue dirigido por Matías Carrillo con Tigres de  Quintana Roo, pero nunca fueron compañeros de juego ni en verano ni en invierno, sin embargo el “Negro de Guaymas” y el “Coyote del Macapul” son grandes amigos.

Cuando Matías fue despedido abruptamente por Yaquis de Ciudad Obregón el 2012, de inmediato Ojeda le echó la mano y se lo llevó con el cómo coach de bateo con Águilas de Mexicali. El año pasado luego de ser dado de baja por Naranjeros nuevamente fue requerido al mismo puesto pero con Venados de Mazatlán.

Ahora que Miguel Ojeda fue despedido por la directiva porteña en medio de muchas especulaciones, en un acto de solidaridad Carrillo renunció a su puesto. Este tipo de acciones pocas veces las vemos por lo que aplaudimos la actitud del “Coyote” a quien por cierto los Pericos de Puebla le están armando un trabuco.

Que tengan un excelente día.
Dr. Tomas Alonso Lopez  Rios
Director de www.solobeisbol.mx
Hermosillo, Sonora a 13 de diciembre del 2015.

Twitter: @solobeisbolmx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada