jueves, 25 de febrero de 2016

BECERRIL...


Por Cesáreo Suárez Naranjo.

(Octava parte):


Entre todos los que formábamos el "conglomerado" de aficionados al "rey de los deportes" surgió, con la "subida" de Miguelón a una liga de mayor nivel que la nuestra, como lo era - en aquel tiempo - la Liga Internacional, la gran esperanza de que muy pronto tuviésemos otro mexicano más, en "el Gran Circo", donde - para esas fechas - únicamente permanecía Beto Ávila. Y este (sin que lo pudiésemos percibir la generalidad de los fans) ya vislumbraba su próximo retiro.

Años atrás, nuestras ilusiones - ¡y usted lo sabe bien! - se veían alentadas por la llegada a "la Gran Carpa" de jugadores mexicanos de indudable calidad. 

Pero, !desafortunadamente!, peloteros como Vinicio García, Felipe Montemayor, Procopio Herrera, y Memo Luna, no pudieron permanecer mucho tiempo; en parte porque - siento yo - que no les tuvieron paciencia; además de que había "mayor competencia", ya que solo existían 16 equipos. A Memo Luna le habían augurado un gran futuro, con los Cardenales. Pero solo fue "debut y despedida", porque llegó con el brazo hecho "cisco".




Además, teníamos un antecedente bastante lastimoso, cuando a principios de esos años cincuenta, el cubano Regino Otero (foto) se llevó a un zurdito, con bastantísimos recursos.


¿Alguien recuerda a Héctor "Pepino" Azamar? (foto, de cuando jugó con Puebla, 59/60), cuando lo vio Otero, lanzando sobre todo para los Tomateros de Culiacan se "enamoró" de él, y no le cupo duda alguna que el "sanandrescano" la haría. 


Desafortunadamente, al rato ya estaba de vuelta. Yo era apenas un adolescente, pero se oían rumores de que la causa principal había sido "el trago". En el Baseball Reference aparece que estuvo con el equipo Cedar Rápids, de la Liga III (Illinois-Indiana-Iowa), Clase B, en 1951.

Pero, pensamos - volviendo a Becerril - que con las enormes facultades y su capacidad, que seria un "tiro", con los Jets de Columbus, una de las principales sucursales de los Piratas.

Es de suponer que llegó a ese equipo con la temporada bastante avanzada, porque encontramos - en la compilación de sus numeritos - que no tuvo muchas oportunidades que digamos.


El mánager era el experimentado Clyde King (foto), y ahí tuvo de compañeros a muchos conocidos; Luís Tite Arroyo (foto), y a varios que ya habian jugado con él, en Poza Rica o los Tigres: Jim Baumer, Howard Goss, Marcos Cobos, Johnny Lypon, George O'Donnell, Leo Rodríguez, Art Swanson. Los otros equipos eran Montreal, Toronto, Rochester, Miami, Richmond, Búfalo y los Sugar Kings.



!Total!, que su actuación quedo limitada a 11 partidos, con solo 5 hits en 22 turnos al Bat, para un promedio de .227, con un doble, una carrera producida; además de 2 pasaportes, y 8 chocolates. Y, !de vuelta a casa!


Se vino la Liga Invernal Veracruzana, temporada 1958/59, que empezó a sufrir una tremenda crisis, al "parejo" de la Liga de la Costa. 

Parte del problema es que los directivos de los equipos mexicanos habían comenzado a desligarse de los convenios con algunos clubes "ligamayoristas"; aunado a las altas nóminas que se habían estado manejando. Lo comentaremos, en el próximo, donde haremos algo de retrospectiva

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada