lunes, 18 de abril de 2016

TODO EMPEZÓ CON EL ASTRODOME



Por Jesús Alberto Rubio.

En Houston, Texas, fue donde quedaron atrás aquellas estructuras de madera y luego de acero y concreto que caracterizaron a los viejos estadios.

Precisamente, con el Astrodome de Houston, comenzó una nueva era en el beisbol de Estados Unidos, toda vez que su notable estructura, con techo cerrado, impresionó al mundo.

Fue en 1961 cuando la la Liga Nacional se fue a la expansión aceptando a los Mets de Nueva York y a los entonces Colts 45 de Houston.

Ese año, los ciudadanos de Houston aprobaron una idea para pagar un estadio techado, como futura casa del equipo y convertirlo en el primero en la historia de Ligas Mayores y que en su tiempo sería llamada “La Octava Maravilla del Mundo”.



Pero, los Colts 45 inicialmente en la campaña del 62 debutaron en un parque de 32 mil asientos llamado Colt Stadium, donde Don Nottebart y Ken Johnson (perdió 1-0 en la novena por una carrera sucia) lanzaron en 1963 y 1964 juegos sin hit ni carrera ante Filis y Rojos.


Parte de la estructura del Colt Stadium, luego de la construcción del Astrodome, sería trasladada hacia Torreón, Coahuila, casa de los Algodoneros de la Mexicana de Beisbol de Verano.

Para 1965 tomaron el nombre de Astros, además la notable aparición del Astrodome de Houston, el primer parque techado en la historia del beisbol de Ligas Mayores.

En el primer partido de exhibición Astros-Yankees, Mickey Mantle tuvo el honor el 9 de abril de 1965 de batear el primer jonrón en la historia de ese primer estadio techado. El presidente Lyndon B. Johnson y su esposa estuvieron presentes.



Cambian de grama

Los ingenieros que lo construyeron, tuvieron que pedir 9.6 millones de dólares adicionales a los 18 que ya habían sido aprobados en el 62.

En total, al cambiársele su grama natural por la artificial, finalmente tuvo un costo de 35.6 millones de dólares.

Y es que se presentó el problema de que por la falta de sol y aire, el pasto normal del parque comenzó a agonizar, siendo por ello que Tal Smith, directivo de los Astros, tuvo la ocurrencia de pintar de verde aquellas áreas donde la grama había desaparecido.

Al término de esa temporada, Smith supo que en Nueva York había un gimnasio que funcionaba con pasto sintético... y ahí encontró la solución.

La Compañía Monsanto inventora de la carpeta del astroturf, istaló el nuevo pasto sintético artificial, en un Astrodome que presentaba toda una nueva tecnología que impactó en aquella época.

La idea original de esa magna obra fue de Judge Roy Hofheinz, quien cansado de la línea recta y basándose en la forma estructural de las telarañas y el Coliseo Romano, introdujo la curva en la construcción de estadios.


Por su parte, Buckminster Fuller fue el inventor de la magna cúpula, construida con materiales que le permitieron modificar su estructura sin cambiar su fisonomía.

El Astrodome no sólo es varilla y cemento. También impactó en aquellos días con gran orgullo una serie de innovaciones producto de la industria y la tecnología más modernas que en verdad fueron una fascinación a la vista.

Era una delicia ver los partidos con una temperatura de 72 grados  gracias a un formidable sistema de aire acondicionado.

Basado en su avanzado proceso de conversión del piso que no duraba más de tres horas, el estadio con capacidad para 65 mil espectadores, también permitió que en un mismo día se celebraran juegos de beisbol y de futbol americano.

El gran espacio que creó la cúpula dentro del estadio, era iluminado por más de 4,500 lámparas y elementos reflejantes que adoptan la gama de la luz del sol.


En igual forma presentó el tablero electrónico más largo del mundo, con 150 metros de información para apoyar a sus Astros. Esa monumental pizarra con altura de un edificio de cuatro pisos y 50 mil focos, tuvo un costo de más de dos millones de dólares.

La Altura del Astrdome es de 208 pisos, lo que quiere decir que desde el centro del diamante podría construirse un edificio de 18 pisos.

Por supuesto que en el segundo nivel del estadio, sorprendió a la fanaticada con el conjunto “Star Columbia Suites”, 65 palcos amueblados con el mayor de los lujos y en renta para toda la temporada.

En igual forma, presentó un centro de convenciones más grande del mundo: “El Astrohall, para albergar hasta cuatro congresos a la vez en una área de 70 mil metros cuadrados.


Y así podría seguir enumerando un sin fin de nuevos espacios, atractivos e innovaciones de tan magna obra que, con el paso del tiempo, dio paso a otra maravilla tecnológica, como es el Enron Park.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada