domingo, 12 de junio de 2016

CUBA EN LIGA CANADIENSE





Noticia de última hora: la selección cubana de béisbol buscará este domingo su segundo éxito en una gira por la Liga Canadiense-Americana (Canam) ante los Capitales de Quebec, dijo Prensa Lartina.

El sábado, una buena apertura del diestro Vladimir García y ofensiva de 12 imparables llevó a los antillanos a lograr su primera victoria en la justa al superar 7-3 a la escuadra de Quebec.


Previamente, el colega Juan Emilio Batista Cruz nos había hecho llegar su siguiente columna luego de dos fracasos del seleccionado antillano en ese torneo:

Las Tunas, Cuba.- Decepcionante es el único calificativo que se me ocurre para referirme al negativo debut de la selección nacional tricolor, vencida en dos ocasiones por Capitales de Quebec, uno de los mejores equipos en la Liga Independiente CAN-AM, de Canadá.

Dije y sostengo que la escuadra cubana escogida para realizar 19 juegos de invitada en la referida Liga, cuenta con la mayoría casi absoluta de nuestros mejores exponentes de la actualidad, pero debo reconocer que no hemos aprendido nada de las más recientes derrotas y el rendimiento en eventos foráneos continúa por el suelo.

La novena de Róger Machado adoleció de los mismos problemas que caracterizaron a sus similares presentes en el torneo Premier 12 y la Serie del Caribe de Santo Domingo, capital de República Dominicana. Es triste reconocerlo, pero los peloteros de aquí se vieron impotentes ante sus rivales, sobre todo en el caso de los lanzadores.

Roger Machado.

Independientemente de los resultados desfavorables de 2 X 3 y 4 X 7, lo alarmante es que, salvo Yosvani Torres, el resto de los serpentineros estuvo de lágrimas, incluidos estelares como los zurdos Yoani Yera y Liván Moinello y el derecho Freddy Asiel Álvarez, este último bateado a sus anchas por los Capitales de Quebec.

El cacareado trabajo con los lanzadores no se aprecia en lo más mínimo. Los más reconocidos tiradores continúan desgastándose por el exceso de envíos provocado por su descontrol, para después convertirse en presas fáciles de los bateadores rivales, cuando entran al medio y los están esperando.

A la ofensiva, la selección cubana actual no tiene un cuarto bate natural, carece de los hombres de fuerza de antaño y hasta un niño sabe que, en la mayoría de los casos, son víctimas de los pítchers rivales que, en cualquier otra Liga, tienen el oficio suficiente para engañarlos con reiteración. Una y otra vez, son incapaces de producir cuando encuentran compañeros en circulación. La desesperación es manifiesta.


El mal corrido de las bases echó por tierra más de una carrera en estos dos primeros compromisos, en los cuales también se puso de manifiesto que, pese a tener hombres relativamente rápidos como Julio Pablo Martínez, Lázaro Ramírez, Yosvani Alarcón y Yoelvis Fis, prácticamente nadie es capaz de robar una base y pocos son los que llegan a tercera desde primera o anotan cuando están en la intermedia, con imparable a la pradera derecha.

La defensa fue lo mejor en este pésimo arranque cubano en la Liga CAN-AM, insuficiente para aspirar a un buen  resultado, necesario en el propósito ded foguear a nuestros mejores peloteros. Pero ojo, porque de lo contrario, la impotencia en un torneo de apenas Clase A, pudiera incidir negativamente en la sicología de los miembros de la selección nacional, cuando tengan que enfrentar a más cotizados rivales.



Es cierto que la novena de Cuba, en su camino hacia el próximo Clásico Mundial, donde cada país presentará verdaderas constelaciones de Estrellas, podrá contar con Alfredo Despaigne, José Adolis García y un lanzador de la calidad de Héctor Mendoza, pero ni con eso es favorita para pasar de la primera ronda.


El béisbol cubano sigue descendiendo y aunque es duro admitirlo, puede hundirse más, porque no veo que las medidas actualmente en marcha, puedan darle un vuelco a esta situación. Esa es, desde mi punto de vista, la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada