martes, 16 de agosto de 2016

LA HAZAÑA DE HUGO RÍOS

Serie Cien Años de béisbol en Guanajuato


pOR Jorge A. Cervantes Jáuregui

Vamos a iniciar este año 2013 recordando una de las hazañas más grandes que se hayan dado en el beisbol profesional no sólo en México sino en otras latitudes.

Nos vamos a referir a lo logrado por Hugo Ríos en la loma de las responsabilidades el 17 de junio de 1960 en el Parque Romo Chávez de la ciudad de Aguascalientes.

Habíamos mencionado al hablar de los “Tuzos” de 1976, que nuestra novena local había sido dirigida por Hugo Ríos y por Héctor Rodríguez.

En aquella entrega citamos precisamente que Hugo Ríos cuenta en su historial con la enorme hazaña de haber lanzado un juego de casi 27 entradas, que viene a ser un récord no sólo en México sino en el extranjero.

Con el paso de los años, bien vale recordar ese suceso deportivo

¿Qué tipo de béisbol se jugaba?

Es una pregunta que sale a relucir cuando desde hace tiempo a la fecha el cuidado de los lanzadores es tal que no rebase los cien lanzamientos. Es ahora muy raro que un pitcher culmine un juego.

Recordemos que en aquellos años del 1937, por ejemplo, en un campeonato celebrado en la primera década de la Liga Mexicana de béisbol, el “Águila” de Veracruz se lo gana al “Agrario”.


Para ello, el inmortal Martín Dihigo ganó los tres juegos lanzándolos completos con uno y tres días de descanso entre primer y segundo juego y entre segundo y tercer juego, respectivamente.

Algunos datos de épocas más recientes por ejemplo, 30 años después, el 12 de Diciembre de 1967 un tremendo duelo de pitcheo entre Vicente “Huevo” Romo de los Cañeros de Los Mochis y Horacio Piña de los Tomateros de Culiacán, que luego de 15 entradas, mantenían el 0-0.

Pepe “el Grandote” Peña relevó a Romo por Mochis en la entrada 16 para recibir jonrón con uno en base de Benjamín Cerda para la victoria de 2-0. El triunfo se le acreditó a Enrique Castillo, que relevó a Piña.

Otro ejemplo lo fue el partido celebrado el 9 de mayo de 1966, donde se enfrentaron Charros de Jalisco como equipo local y Tigres de México. Ahora fueron 18 entradas. El gran “caballo de hierro” que fue Vicente Romo fue otra vez protagonista al lanzar 16 entradas.


 Curiosamente el “Bombero” Enrique Castillo también ganó el juego al relevar a Romo en la entrada 17.  

Se anota que Juan Suby, en labor de relevo de 11 entradas, tiró asimismo tremendo juego, siendo el derrotado.

Más atrás, en 1946, en lo que fue la llamada Liga Nacional, el gran Zenón Ochoa, jugando con Saltillo, tuvo gran duelo de 16 1/3 contra Conrado Marrero.


El mismo Ochoa en 1947 ahora con Empalme en la Liga de Sonora, volvió a lanzar 16 entradas en un juego de 20.

En el caso de nuestro béisbol local, hay que recuperar aquella historia de Juan Salazar que según se sabe, fue protagonista de un juego de 18 entradas.

En el caso de la hazaña que aquí se refresca, se refiere al que se ha registrado como el juego más extenso de 27 episodios en la pelota profesional de México.

Y Como se indicó al inicio de la entrega, el juego se escenificó como parte de la temporada de 1960 de la Liga Central Mexicana en Aguascalientes, el día 17 de julio.

Las novenas que se enfrentaron fueron los entonces Tigres de Aguascalientes contra Diablos Rojos de León.



Hugo Ríos vistiendo la franela de León lanzó por 26 2/3 perdiendo el juego antes de completar la entrada 27 y habiendo quedado su novena tendida en el terreno de juego.

El marcador final fue 5-4. Hugo Ríos tuvo una labor entonces de 26 2/3, recibió 23 hits, ponchó a 17 y regalo 9 bases por bolas.

Debe también indicarse que el pitcher que inició por Aguascalientes fue Javier Rodríguez, y lo hizo durante 23 entradas y con seguridad debe de reconocerse como tal vez el segundo lanzador en México con ese número de entradas lanzadas.

Pero la labor del cátcher nunca debe dejarse de lado.

Quién acompañó a Hugo Ríos durante el largo trayecto (imagine Ud. lanzar prácticamente ¡tres juegos! fue el receptor Arellano.

La fotografía, tomada de un “SuperHit” del año 1962, muestra a la histórica pareja.

De la nota de la desaparecida revista se recupera que ese 17 de junio fue un domingo el juego fue el primero de una doble cartelera.

Dentro de las incidencias del partido, Hugo Ríos retiró 11 entradas en orden.

Al ser una hazaña deportiva sin precedente en la pelota mexicana y tal vez mundial, poco tiempo después se colocó una placa en el Parque Romo Chávez que recuerda el suceso.

Hugo Ríos nació en la ciudad de México el 20 de septiembre de 1936. En el mismo año de su gran logro, 1960 y ya al final de la temporada, fue llamado a la Liga Mexicana para integrarse a los Diablos Rojos del México.


En 1961 participó con Diablos y Tigres de la capital del país. En 1962 lo hizo para Pericos de Puebla. El 1963 vistió las franelas de Broncos de Reynosa que era nuevo equipo y luego retornó en la misma temporada a Diablos.

En 1964 fue cambiado al Águila de Veracruz y el 1965, su último año registrado lo inició con el Águila y lo concluyó con Charros de Jalisco.

Puede inferirse de sus récords, que poco trabajó como lanzador abridor y su labor se enfocó más a actividades como relevo corto. 

Sus números totales en Liga Mexicana fueron, juegos jugados 116. Juegos iniciados 12, juegos completos 4, entradas lanzadas 266, 10 juegos ganados y 11 perdidos y un porcentaje de carreras limpias de 4.84.

Un grato recuerdo para Hugo Ríos y su inolvidable hazaña realizada hace ya casi 53 años.

Hugo Ríos estuvo en Guanajuato hace algunos años impartiendo unas clínicas a jóvenes lanzadores como parte de una actividad que organizó la Liga Municipal de Béisbol, bajo la presidencia, si la memoria no falla, de Francisco Gutiérrez.

 Le acompañó Domingo ”El Pato Lucas” Rivera, que hizo lo mismo respecto al bateo.


Los datos para escribir esta nota fueron consultados en las siguientes fuentes: La Enciclopedia de la Liga Mexicana de Béisbol, de Pedro Treto Cisneros (1997), de la revista Súper Hit de la época y de un escrito de Jesús Alberto Rubio denominado “Brazos de Acero”.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada