jueves, 16 de noviembre de 2017

VIRGILIO ARTEAGA: EL TIGRE DE REGLA


Al Bat


“El Tigre de Regla”

 Por Jesús Alberto Rubio.

Por múltiples razones, siempre me es un gran gusto y una emoción, en el eterno tiempo, evocar la memoria de Virgilio Arteaga.

Un grande del béisbol, tanto en sus inicios como jugador, luego mánager, ampayer e instructor-entrenador.

La historia de Virgilio, condensada en este espacio, aquí se la comparto:

Nació el 21 de mayo de 1910 en Regla, La Habana, ubicada en el región occidental de Cuba.

De inicio juega para el Regla Baseball Club, conocidos como los Rifleros en la Liga Nacional de amateurs, el equipo del Sindicato de Estibadores y en el club del Círculo Militar y Naval e integra el equipo cubano titular en las series mundiales de 1940 y 1943, celebradas en La Habana.



Más tarde ve acción en el béisbol profesional con el Marianao, el Minneapolis y los Dorados de Chihuahua, en la pelota cubana, estadounidense y mexicana respectivamente.

En la década de 1930 milita para el Regla Baseball Club, luego lo hace para el Sindicato de Estibadores y el Círculo Militar y Naval, equipo con el que conquistas dos títulos de bateo, 1939 y 1940.

En 1940 integra el equipo cubano a la III Serie Mundial de Béisbol Amateur celebrada en La Habana y ganada por Cuba. En ese año logra el título con el Círculo Militar.

En 1943 firma como jugador profesional con el Marianao en la Liga Cubana y en la temporada de 1945 lo hace para el Little Rock Travelers.



Ligas Menores

En 1945 juega con dos equipos de Ligas Menores, el Little Rock Travelers de la Asociación Sur, sucursal de los Medias Blancas de Chicago, donde participa en 98 juegos, con 320 veces al bate, 94 hits, promedio de .294 de average y los Minneapolis Millers, donde sólo interviene en once juegos.

Ese nivel de excelencia competitiva, con naturales facultades criollas para jugar pelota, le llevaron a formar parte de la selección cubana en torneos celebrados en Puerto Rico, Venezuela y Panamá.

En el mismo año del 40 participó en la III Serie Mundial efectuada en la Habana y para el 42 volvió a disfrutar un banderín con el Círculo Militar.



También vio acción en la Liga semiprofesional, la Unión Atlética Amateur de Cuba, considerada a partir de 1914 como la que más figuras aportó a la pelota profesional de la época a cualquier nivel durante 47 años ininterrumpidos.

En ese circuito hubo gran cantera de otros peloteros que más tarde iban a ser notables en la pelota de paga: Conrado Marrero, Julio "Jiquí" Moreno, Agapito Mayor, Adrián Zabala, Napoleón Reyes, Roberto Ortiz, Pedro "Natilla" Jiménez, Evelio Hernández, Andrés y Ángel Fleitas, Pedro Pagés, Limonar Martínez, Mike Fornieles, Roberto Estalella, Manolo Fortes, Willie Miranda... ¡clase de jugadores, muchos de los cuales también llegaron al béisbol de México!

En 1943 jugó con la selección cubana que ganó la VI Serie Mundial Amateur de 1943, siendo su manager Reinaldo Cordeiro y mire la calidad del staff de pitcheo que tuvieron: Pedro "Natilla" Jiménez, Isidoro León, Sandalio "Potrerillo" Consuegra, Julio "Jiquí" Moreno y Rogelio "Limonar" Martínez.

También militó con los "Monjes Grises" de Marianao y el Minneapolis en Ligas Menores de EU, de donde fue invitado en 1946 por los Dorados de Chihuahua dirigido por Luis Sansirena en lo que fue la Liga Nacional de México.


En ese circuito vio acción en el Juego de Estrellas al lado de Lastra, Pérez, Memo Garibay, Gutiérrez, Fritchie, "La Muñeca" Iturralde, Alejandro "Cabezón" Uriarte, López, entre otros.

Fue precisamente en Chihuahua donde recibió la invitación del directivo Fernando M. Ortiz para venir a jugar con Hermosillo en lo que sería la segunda temporada (46-47) de la Costa del Pacífico.

En 1950 juega para las Águilas de Mexicali, participa en 134 juegos con 557 veces al bate, 181 hits y promedio de 325.

En la temporada de 1952 se mantiene con los Águilas, juega 121 encuentros, con 146 hits en 496 veces al bate para .294 de average.

En 1954 lo hace para los Yaquis de Nogales en donde participa en 102 juegos, con 374 turnos al bate, 123 hits y promedio de .329.


Resumiendo, jugó seis temporadas en Ligas Menores, con 475 juegos, 1,786 veces al bate, con 550 hits, incluyen 91 dobles, 15 triple, cuatro jonrones y .308 de average.

En 1946 llega a la pelota mexicana para jugar con los Dorados de Chihuahua en la llamada Liga Nacional de México y estando en este equipo es invitado a jugar en Hermosillo.

Respondió al llamado en la temporada de 1946-1947, logrando el equipo el título de la Liga de la Costa del Pacífico y participando en el Juego de las Estrellas.

En 1947 juega y dirige al Nogales de la Liga de Sonora, equipo que conquista el banderín donde conquistó el título de bateo con .356.

En 1948 logra nuevamente el título de la liga al vencer en el juego final a Obregón.

En la temporada 1948-1949, Hermosillo es segundo detrás de Guaymas y Arteaga es el mejor tercer bate de la liga con .345.

En 1949 y 1950 repite con el Hermosillo, pero quedan en último lugar; el criollo batea para .256 de promedio y es seleccionado para el Juego de las Estrellas.

En 1951 dirige a los Águilas de Mexicali dentro de la Liga Internacional del Suroeste y luego en 1953 a los Yaquis de Nogales.

En la temporada de 1952-1953 y 53-54 dirige a Hermosillo.


En 1957 dirige a los Alacranes de Durango en la Liga Central, logrando dos campeonatos. Ese año regresa a Hermosillo como coach. De 1958 a 1963 dirige a los Naranjeros, periodo donde logra dos títulos y dos subcampeonatos para despedirse de la dirección.

Retiro y vida laboral

Al terminar la vida activa de manager en 1963, labora como umpire en la Liga Invernal de Sonora-Sinaloa.



Se desempeñó como profesor de Educación Física y entrenador de béisbol, también fue auxiliar del departamento de deportes de Universidad de Sonora.

Fallece el 9 de febrero de 1980, producto a una hemorragia interna provocada al ser atropellado por un auto en una céntrica calle de Hermosillo.

En su siempre grato recuerdo... de ambos, Virgilio y Marina.


viernes, 3 de noviembre de 2017

AL BATE


Por: Eddy Henríquez



Terminó el Clásico de Otoño y de verdad que nos pareció una gran Serie, con unos matices nunca antes visto y dejándonos nuevo record; una Serie totalmente “crazy” donde se vio de todo hasta beisbol mal jugado y una “carrandanga” de batazos de circuito completo, con dobles y sencillos muy productivos.

La justa comenzó pareja  yéndose Houston a casa con una victoria y mostrando que el bateo se impuso sobre el pitcheo. En el juego No. 2 se conectaron 8 jonrones  4 por cada uno; y el juego No. 5 fue el del récord con tres jonrones con 3RBI; Gouriell en la cuarta, Bellinger en la quinta y Altuve en la quinta para un total de 7 con 15RBI.

En ese mismo juego vimos a D. Roberts jugando mal y un Dodgers corriendo mal las almohadillas, cómo se le ocurre a este señor tocar bola con corredor en segunda y para colmo el Kike Hernández tocó muy largo, de frente y reventaron a Turner en la tercera. Pero, como el beisbol castiga cuando se juega mal, después salió el imparable impulsador y ahí pierden Los Ángeles las aspiraciones. 


Vimos a un Dodgers un poco decaído después del tercer juego; Houston aprovechó ese mal momento, pero Dodgers tuvo un respiro en el sexto y su pitcheo se impuso sobre el bateo tejano dejándolo con una sola rayita porque fue un duelo con mucho Bullpen.

Houston a sabiendas que no tenía mañana salió con todo para el séptimo a repetir lo que hizo en el juego No. 5 descargando todo el carro de leña acompañado de la labor de Peacock y Morton que se fajaron para llevarse el trofeo a casa conseguido en patio ajeno.

Fue una victoria contundente, guerreada, luchada de principio a fin, digna de dos rivales con el más alto nivel, donde ambos eran merecedores del título por ser los mejores de 2017. Houston jugó el mejor beisbol para que la balanza se inclinara hacia él y así poder conseguir su primer título en dos intentos de Serie Final.

Se llevan el MVP en las manos de G. Springer que conectó cinco vuelacercas para unirse a Chase Utley y Carlos Beltrán con ellos en 2005.

Nos gustó sobremanera el final de ese juego No. 5 porque habíamos presagiado que Alex Bregman podría convertirse en héroe esa noche y así fue conectó el hit de oro para que anotara Fisher como PR en la décima.


Los Ángeles cumplieron aunque no pudieron ganar la Serie, les queda la satisfacción de haber sido protagonistas hasta el final. Si para el futuro pudieran traer a sus toldas a Otani quedarían más fuertes con el trío oriental en su rotación.

Cody Bellinger, será Novato del Año un muchacho con solo 22 años, jardinero pero hizo el trabajo en la primera almohadilla; debutó el 25 de abril de 2017 acumulando estadísticas para ganar con 267-39H4-97RBI-82R-26H2-4H3 en 132 juegos.

Joc Pederson despertó de su letargo con 3H4 el del sábado 28 fue de 3RBI; Bellinger comenzó la final apagado hasta ese juego No. 4 en la séptima con doble viniendo de 13-0. Houston cuenta con otro novato  que sobresale como Alex Bregman aparte de Altuve, Carlos Correa y un primer bate fuera de Serie que es capaz de conectarte 5 en una Serie Final.



Han conseguido un reinado que ojalá no vayan a tirar por la borda en 2018, terminó como un equipo grande, bateador de principio a fin, nos hace recordar aquel Houston de 1985 que estaba conformado por José Cruz, Juego de Estrellas; Glen Davis, 21 jonrones en la Liga Invernal Colombiana en 1982; Eric Bullock, mejor anotador con Torices 1982 con 55; Tim Tollman, Olímpica de Barranquilla 1981; Bill Doran, Champion Bate en 1981 con 371 AVG, con Cerveza Águila de Barranquilla; Phill Garner y el pitcheo comandado por nada más ni nada menos que Nolan Ryan, Jeff Calhoume, Frank Di Pino, Bob Knepper y Ron Mathis.


Nolan  trabajó con Houston 9 temporadas, del 80 al 88 y por ese Houston pasaron figuras tan importantes como Chris Biggio, Pat Boone sus hijos y Lance Berkman entre otros; y de ese equipo a este hay una gran diferencia… ¿cuál sería?... que no tenían a un José Altuve, tampoco a un Carlos Correa.                                             

martes, 31 de octubre de 2017

EXCELSAS COLABORACIONES:

POR DR. CARLOS RODRÍGUEZ CANDILA:

Buenas tardes Lic. Jesús. A. Rubio: ya leí tu crónica respecto al quinto juego de la serie y que pone a un juego de ganarla los Astros, de tal forma que aun yendo al parque de los Dodgers  no ofrece ninguna ventaja al equipo local y para tal observo lo siguiente:

1.- Que considerando tu valiosa opinión y la de otro experto y respecto a que la pelota "VUELE MÁS" por más bistec" es algo difícil de considerar, pues bien las leyes de la física son exactas y lo mismo aplican en el medio ambiente igual.

2.- Mi base de sustento: en varias ocasiones he señalado respecto al uso de sustancias llamadas prohibidas de uso y consumo entre un ser respecto a otro .No justifico el uso de tales como medio útil pues alteran de alguna forma hagan favorable o todo lo contrario. El dopaje tiene muchos elementos como el café natural por sí mismo produce efectos igual que la nicotina  u otras sustancias más nocivas a corto o largo plazo, eso ya lo sabemos, pero a algunos favorece y a otros No aun usando dosis mayores.

3.- Igual el bat relleno de corcho: la pelota con su centro de hule o caucho tiene lo suyo y también su considero firmeza de amarre al elaborarse debe tener tal exacta que la haga resistente o volátil donde si efectivamente depende de las condiciones climáticas según ley fórmula no superable.

Einstein estableció con su Teoría perdurable de: masa sobre o por velocidad. Y aquí hago énfasis en lo bien señalado en el artículo, la densidad de humedad ambiental es factor determinante que permite entre velocidad del lanzamiento y todas las variantes que los pitchers usan, más la efectividad no siempre será excepto movimientos e impulso  o propósito.

Basta pues primero depende de ejecución corporal según lanzamiento puede ser imperfecta y la densidad del medio ambiente en cuanto temperatura y humedad prevalente que además es variable minuto a minuto cambia incluyendo la humedad del bat y sobre todo la mano del pitcher ( no menciono la del pitcher y traslación de iones-cationes en sincronía).

4.- De fondo el juego de ayer fue de todo empezando por un ampáyer principal errático y al parejo en decisiones de la zona del home plate. Eso obliga al pitcher a tener que pasar lanzamientos quizá francos y hacer un revuelo entre pitchers  y el resultado aun cuando fueron muy favorecidos por zona de strike  como el resultado de un juego de 25 carreras para decidirlo. De tales decisiones la balanza se inclinó obviamente a un vencedor fueron los Astros .

Que la pelota vuele más es parejo para ambos.

 Que los managers agoten su bullpen  es otra cosa-

Que el béisbol es así una fascinación, eso que ni qué.

Que no justifiquemos derrotas y ganadores, tampoco.


DR THOMÁS LÓPEZ:

Vistazo de LMP:

Culmina octubre y se viene la cuarta semana de acción por lo que es justo y necesario el vistazo a LMP:



Águilas de Mexicali

-Luis Juárez ya tiene 2 semanas en Mexicali donde se rehabilita satisfactoriamente. El “Pepón” ha mostrado bastante avance con el problema en su espalda y en cualquier momento podría ser activado.
-El zurdo Miguel Peña también se encuentra poniéndose en forma en la capital de Baja California y pudiera debutar este fin de semana en Hermosillo o en la siguiente serie en casa contra Charros.
-Jake Sánchez esta con el equipo e incluso ha viajado con ellos, pero todavía le falta tiempo para poder ver acción. Se espera que a finales de noviembre esté listo.
-Daniel Castro está teniendo el mejor arranque de su carrera en LMP, el guaymense batea para .378 y es líder de su equipo con 13 carreras anotadas en 16 juegos, además ha exhibido una gran defensiva en el campo corto.

Charros de Jalisco

-Japhet Amador recibió el permiso de su equipo en Japón y estará incorporándose a los Charros de Jalisco este fin de semana en la serie que disputaran contra Mayos.
-Edson García está teniendo un gran arranque, el jardinero batea para .396 con 2 jonrones y 9 producidas y solo le faltan algunos turnos para colocarse entre los mejores bateadores del circuito. El poblano de 25 años puede ser una de las gratas revelaciones de esta temporada.

Cañeros de Los Mochis:

-Manny Barreda está muy cerca de reportar, es probable que en la primera semana de noviembre llegue a Los Mochis y pronto entraría en acción ya que ha estado entrenando intensamente por su cuenta.
-La recuperación de Julián Arbayo no ha sido lo que se esperaba y el panorama luce complicado, ya que todavía no ha empezado a realizar lanzamientos a corta distancia.
-El derecho Luis Niebla estaría listo para incorporarse al equipo antes de que finalice la primera vuelta.

Naranjeros de Hermosillo

-Jorge Flores está luciendo no solo con el guante sino también con el bate, el ensenadense se ha mostrado con mayor serenidad en el campo corto mejorando notablemente sus tiros a la inicial, además está respondiendo con el madero al acumular un respetable .338 de porcentaje de bateo.
-Extranjeros como Hunter Dozier, Bryce Brentz y Austin House es probable solo jueguen la primera mitad. Entre los importados contemplados para la segunda vuelta están los ex grandes ligas Matt Domínguez y Edgar Olmos. Domínguez de 28 años es 3B y jugo en las Mayores del 2011 al 2016 con Astros y Azulejos. Por su parte Olmos es un zurdo de 27 años que debuto el 2013 con Marlins y el 2015 jugo con Marineros. Este verano estuvo sobresaliente en Triple A de Boston. Además se espera la llegada de Barry Enright.
-Jason Bourgeois sufre de un problema en su talón, pero estará disponible para regresar en la serie que arranca este martes 31 contra Charros.

Mayos de Navojoa

-Quincy Latimore ha venido siendo la bujía ofensiva de los Mayos junto con Jesse Castilo, sin embargo el norteamericano no ha tenido el arranque que se esperaba y aunque su porcentaje no es malo(.281) su producción es baja con solo un jonrón y 5 producidas.
-Niko Vázquez de quién se espera forme la columna vertebral de la ofensiva de la tribu junto con Castillo y Latimore, anda apagado con el madero al batear .255 con un cuadrangular y 6 impulsadas. Además el “Pocho” se ha visto errático al acumular 7 errores en las paradas cortas.
-Aunque el pitcheo de Mayos los ubica como líderes en efectividad con 2.66, los resultados positivos han estado reducidos debido a que son los últimos en defensiva con 25 errores y su ofensiva se ubica en la séptima posición con .255. De esta manera sacar victorias es muy complicado.

Tomateros de Culiacán

-Antes de arrancar temporada Héctor Daniel Rodríguez bromeo con su gran amigo Manny Barreda(quién lanzo sin hit el pasado invierno y este verano) sobre la posibilidad de lanzar un juego sin hit en LMP, hazaña que ya conquisto en los playoffs del 2010 con Saraperos de Saltillo contra Diablos Rojos del México. Pues el zurdo estuvo muy cerca de conseguir no solo el sin hit, sino el perfecto al tirar 8 entradas inmaculadas el pasado viernes contra Mayos. El “Danny” se sintió frustrado cuando Alán Sánchez le abrió con hit en la novena entrada privándolo de lograr la hazaña.
-El veterano de 39 años Alfredo Amezaga dice sentirse muy bien, y aunque había pensado que esta sería su última temporada en Liga Mexicana del Pacifico, todo dependerá de su salud. El obregonense quiere jugar un año más en Liga Mexicana de Béisbol y ya dependerá de su estado físico si regresa el próximo invierno.

Venados de Mazatlán

-El derecho Felipe González ya esté entrenando en el puerto y muy pronto será activado.
-Aunque las molestias en el abdomen(musculo oblicuo) de Cyle Hankerd han disminuido, la recuperación ha sido lenta y el cuerpo técnico no quiere acelerar su regreso, por lo que el norteamericano se perdería esta semana y sería activado hasta la otra.
-El veterano Walter Silva lanzara un juego simulado este martes 31 y se espera esté listo para regresar la próxima semana.
-El derecho Oscar Verdugo se perdería por lo menos 15 días luego de resentirse de su brazo.

 Yaquis de Cd. Obregón

-El cubano Bárbaro Cañizarez podría debutar en la serie que inician este martes en Navojoa o el fin de semana en Culiacán.
- Los jardineros Justin Greene  y Dustin Martin son esperados para el 11 y 21 de noviembre respectivamente.
-El prospecto #3 de los Padres de San Diego Luis Urías se estaría incorporando luego de terminar su actuación en la Arizona Fall League. Al momento el magdaguelense batea para .333 con 4 producidas en 9 juegos.

Que tengan un excelente día.


lunes, 30 de octubre de 2017

DR. CARLOS RODRÍGUEZ CANDILA:

Buenas Lic. y estimado amigo Jesús A. Rubio Salazar.

En efecto, soñar es un pasaje que en el supuesto estado de dormir vivimos eso que ni el mismo Sigmund Freud  pudo interpretar con la concreción del evento ya que se basó mucho leyendo de sus ancestros- no la secta autonombrada elegida y  de sangre o genes privilegiados de ser descendientes de Dios el único.

Estoy de acuerdo con que en la debacle y producto de mala conducción o lo que todo ser humano siempre tendrá cuando tiene que actuar o proceder sus decisiones van en sentido de hacer lo correcto  y obtener el éxito, pero en diez años Girardi mostró siempre lo errático y el resulto ya es repetidamente fallar.

¿Por qué? Considero que aquel que se aferra a un clavo ardiente sólo tiene la opción de quemarse la mano o soltarse (ojo que menciono no dos opciones sino una).

Tal vez esté igual aferrado YO a seguir una enseñanza que no se adapte a modernidad y evolución de la vida y aquí te cito por ejemplo que  catástrofes meterológicas acaban con regiones donde la planeación  constructiva depende de arquiteticos o ingenieros o sabios de ciencia pueden ser mejores y permitir según su ciencia permitir como pirámides innamovibles resistan embates del átomo y conservan su núcleo firme, edificios como lo calcularon, por ejemplo la Torre Latinoamericana en centro de la CDMX resisten tales embates y considero que cismo mayores puede derrumbarla, pero las primarias pirámides siguen resistiendo.

No considero desvariar. Es un sostén de que si la modernidad entre comillas  no tiene cimientos firmes, la indelibilidad entre hacer y lograr tiene un punto donde la imperfección logra el fracaso.

Un líder requiere eso llamado planeación y tal, tiene que  ser eso.

Girardi  fracasó siempre y siempre dependió  del potencial de su equipo, por supuesto buscar el éxito. Le falló por su caprichosa forma de no conocer lo que sí tuvo como cátcher excelente en su momento activo como tal, excelente.

Sus Yankees actuales bien pudieron hacer mucho más, mas entre el atavismo y la forma de manejo queriendo ser igual falló.



Tom la Sorda puso en el tercer juego perdiendo 2 juegos iniciales. Le dejó a Fernando Valenzuela el tercer juego con 129 lanzamientos aun ganando 5-4 terminar. Eso se llama confianza y reto  de ganar o perder pues en la derrota el honor  como Ulises y Héctor hicieron, disculpa comparación pero , Girardi ganando un juego  sacar a su As es imperdonable.

¿Quién será el nuevo manager de los Yankees?

Bien apuntas candidatos como Paul Neil o el portorriqueño Posada que sin experiencia para asumir tal posición son miembros y conocedores del equipo, también si aceptara regresar está  Lou Piniella  quien ya como manager de alguna forma se ha desempeñado en tal responsabilidad. Hay muchos en ambas ligas que tienen capacidad, mas eso es decisión de los dueños del equipo.


Un abrazo y saludos.

lunes, 23 de octubre de 2017

¡...Y LLEGÓ LA SERIE OTOÑAL!

AL BATE

Por: Eddy Henríquez


Estamos en plena postemporada  MLB 2017 donde se han dado muchos casos curiosos y ciertas sorpresas; pero antes de adentrar en ella queremos hacer un pequeño recorrido por lo que fue lo mejor de la temporada regular. En lo que respecta al bateo José Altuve vuelve a ser el mejor en AVG promedio L.A con 346-24H4-81RBI; pero Nelson Cruz, lo superó con 39H4-119RBI y 91R; siendo lo mejor del circuito.

El novato de un año Aaron Judge, responde con 52H4-114RBI y  128R, ante la ausencia de un debutante Liga Americana será único candidato a Novato del Año, aun teniendo uno de experiencia. En victorias Corey Kluber (Clev) fue lo mejor con 18-4-2,25-5CG-3SHO-265SO en 203.2IP.

En la Serie Final 2016 contra CHC propinó 8SO en 4.0IP quedando muy lejos de Bob Gibson que tiene el record de 17 en 1968 con San Luis; pero en esta postemporada fracasó en todas sus salidas dejando a Cleveland en el camino, sumido en la tristeza en el desgano y un poco amedrentados.

Con más ponches Chris Sale con 308 en 214.1IP-17-8-2,90-0.97 acercándose un poco a Nolan Ryan que dicho sea de paso en 27 temporadas se llevó 11 títulos como el más ponchador; seis veces más de 300 en una campaña y en 1973 propinó 383 para un total de 5740 en 5387.1IP.

En el viejo circuito el cual fue creado en 1857 como Asociación Nacional, en AVG el mejor fue Charlie Blackmon (COL) 331-37H4-104RBI-137R y el mejor bateador fue Giancarlo Stanton (MM) con 59H4 y 132RBI. Más bases robadas Dee Gordon volviendo a superar a Billy Hamilton por diferencia de una (60-59). Más victorias Clayton Kershaw, 18-4-2,31-202SO en 175.0IP-1CG y más ponches Max Scherzer con 268 en 200.2IP.

En esta postemporada lo más sobresaliente han sido los tres H4 que conectó José Altuve en el primer  juego ALDS, perdió Sale y gano Verlander y como dato curioso Daniel Murphy alcanza en record de MLB con 6 Jonrones consecutivos en postemporada 2015 con NYMETS; otros, Carlos Beltrán 5 al hilo en 2005 con Houston; Chase Utley, otros 5 en el Clásico 2009 frente a NYY para igualar a Reggie Jackson y el anterior a Lou Gehrig.

Pero en Serie Final las cosas son más difíciles  y a parte de Utley lo han logrado con 3 Alberto Pujols en el juego #3 el sábado 22 de octubre de 2011 en el Arlington Ball Park, igualando a Paul Molitor en la Serie Final de 1982; Babe Ruth, 4º juego 1926; Babe Ruth, 4º juego 1928; Reggie Jackson, 6º juego con NYY en 1977 y Pablo Sandoval tres más en la Serie Final de 2012, JMV.

Y si se trata de Serie de Campeonato Adam Kennedy bateo tres en la ALCS 2002 con LAA siendo el JMV. En el juego #5 NLCS el puertorriqueño Enrique Hernández que estaba sentado conecta tres, uno de ellos Grand Slam con 7RBI imponiendo record para LAD en la historia; sellando de esta manera su paso a la Serie Final 114 que comenzara éste martes 24 de octubre frente a Houston.

El equipo de Los Ángeles tiene seis títulos en 21 series, siendo la más reciente en 1988 dirigidos por Tom Lasorda; y si la memoria no nos falla de esa hicieron parte Kirk Gibson, Steve Zack, Bill Doran y Bill Russell. Desde 2012 vienen con una nómina poderosa tanto en el terreno de juego como en sus salarios y se han excedido en monto que hasta multa han tenido que pagar. Los hemos criticado por que siempre se quedaban en los preplay offs, pero este año han colmado nuestras expectativas como equipo más ganador y por lo tanto se merecían llegar a la final.

Tienen el mejor pitcheo de 2017 encabezado por C. Kershaw con 2-0-3,63; Y. Darvish, 2-0-1,59; R. Hill y Alex Wood. Todo un fortín en la rotación abridora y su Bullpen de lujo con Kenta Maeda, B. Morrow, Whatson y Jansen como los más sobresalientes. Su bateo ni se diga con J. Turner, 3H4-12RBI; C. Bellinger; C. Taylor; Y. Puig; J. Pederson y el Kike Hernández, contando también con André Ethiere, ya recuperado que llegó a 30 juegos bateando de Hits el 03 de mayo de 2011; la segunda más larga de un jugador de LAD desde que el Club se mudó a Los Ángeles en 1958, quedando a uno de empatar el record de la franquicia establecida por Willie Davis 1969 en 31 encuentros.

Houston un equipo relativamente joven, el tercero mejor de la campaña, con una sola participación en Serie Final, también es joven en su nómina al igual que Los Ángeles. Tiene su fortín en el bateo de José Altuve, 8RBI con 5H4, Carlos Correa, 9RBI con 3H4, A. Bregman, G. Springer, B. McCann y Y. Gourriel. Su pitcheo de lujo con D. Keuchell, 2-1-2,60, J. Verlander, 4-0-1,46, C. Mchough, L. McCullers, K. Morton y en el Bullpen Francisco Liriano, Devinski, Peacok, Harris y K. Giles.


Aun así conceptuamos que la jerarquía tiene que ver mucho en esta contienda, el duelo estará entre C. Kershaw y D. Keuchell, ambos figuras emblemáticas. Hasta ahí, son dos quipos parejos, pero Los Ángeles aparte de  Kershaw y Darvish no tienen otro con la jerarquía de un J. Verlander. Por lo tanto esta Serie será para alquilar balcón; A. J. Hinch contra D. Roberts, que no es lo mismo que el “zorronazo” de Tom Lasorda

miércoles, 18 de octubre de 2017

Exposición beisbolera en Santa Rosalía

El pasado 12 de Octubre en las instalaciones del Museo de la Ciudad, ubicado en la Colonia Mesa Francia, se efectuó  la inauguración de la exposición “Santa Rosalía viaja por el mundo a través del Beisbol”.

La actividad se logró gracias a la iniciativa de Rincón Beisbolero que a través de los años ha venido trabajando arduamente en mostrarnos el orgullo de deportistas que han nacido en nuestra Santa Rosalía.

Asimismo, gracias al espacio otorgado en forma temporal por INAH y como siempre apoyado por  Fundación Hagamos Más por Santa Rosalía, A.C. que participa en este tipo de eventos con el fin de fomentar en la comunidad el sentido de pertenencia que nos hace amar a nuestra tierra, y que es resultado del apoyo de donantes como Minera y Metalúrgica del Boleo.

Sin duda el contar con el apoyo de INAH en el Municipio de Mulegé ha sido parte medular para este objetivo.

En el marco inaugural se llevó a cabo un sencillo pero emotivo evento en donde a través de una grata concurrencia fue posible rodar en la historia beisbolera de nuestra Cachanía.

Exactamente, donde el recuerdo se encuentra con un presente pujante que vive y proclama esta estupenda oportunidad de rescatar nuestros talentos y llevarlos como un estandarte en nuestro imaginario orgullo de este existir.

Fue un placer contar la representación de Mmboleo a través del Ing. Leonel Ricardo Orozco Benson, gerente de Responsabilidad Social; Ing. Ángel Rodríguez García, gerente de Enlace Comunitario; arqueóloga Elizabeth Camacho Espinosa, jefa de la Oficina del INAH en el Municipio de Mulegé; Alma A. Colorado Betanzos, directora de Fundación Hagamos Mas y Lic. Ignacio Arce, presidente del consejo directivo de Hagamos Más por Santa Rosalía, además de activo integrante de Rincón Beisbolero de Santa Rosalía.

También contamos con la presencia de jóvenes del COBACH No. 06, acompañados por su director, el Lic. José Ramón Gutiérrez, así como integrantes del Rincón Boleriano y no podía faltar la presencia de orgullosos integrantes de Rincón Beisbolero y personas que aman y vibran por estos pequeños detalles que solo cuestan VOLUNTAD en poderlos tener al alcance.

Una novedad que manejó el espacio del Rincón Beisbolero fue el exponer datos y fotos de boxeadores locales que han puesto en alto el nombre de nuestra región de la talla de Rafles Gutiérrez, Caly Beltrán, Chicho Valenzuela, Jorge Gómez, Paco Cuesta, Charol Meza, Ángel Mayoral, siendo un honor leer y ver sus aportaciones,

Sin duda, el momento cúspide fue el corte del listón llevado a cabo por parte del Sr. José Luis Amador Álvarez, manager de la Selección de México en el Mundial de Italia en el año de 1978 y, que a la postre, es miembro fundador e integrante activo del Rincón Beisbolero.

En esta ocasión, nos vuelve a dar una enseñanza de vida...

Sólo resta apuntar el agradecimiento sincero y humilde a todos los que han creído en esta posibilidad de cultura; vayan pues las más elevadas consideraciones.  Y no olviden visitarnos, en el Museo de Santa Rosalía, donde con gusto los atenderemos.


lunes, 16 de octubre de 2017

ESTRELLAS DEL BÉISBOL

EL BÉISBOL DE LOS 1990s.

Por Héctor Barrios Fernández.
.
Las excepcionales características del béisbol en los 1990s fueron los récords de ponches, de cuadrangulares, los lanzadores de relevo y los nuevos estadios. El juego fue esencialmente definido por bateadores usando bats con mango muy delgado y tirándole a la pelota tan rápido como les fuera posible, teniendo como resultado un hit de extra base o un ponche.

En 1967 hubo 11.98 ponches por cada juego de Grandes Ligas (5.99) por equipo. Algunas medidas se tomaron para cambiar esa tendencia. El número de ponches en 1981 fue de 9.5 por juego. Ha habido un resurgimiento histórico hacia una tendencia de más ponches por partido, que data de los 1920s. El índice de ponches fue en aumento cada década en aproximadamente el 10%.

Pero mientras el número de ponches en los 1960s fue causado por el pitcheo de poder, los ponches de los 1990s fueron causados en su mayoría por el predominio de los bateadores de poder. Babe Ruth en su tiempo, regularmente lideró la liga en ponches; también lo hizo Jimmie Foxx, Mickey Mantle, Reggie Jackson, Mike Schmidt y muchos otros bateadores. Mark McGwire, Ken Griffey Jr. y Albert Belle no se ponchaban tanto como Mantle, Jackson o Schmidt, pero simplemente ahora más jugadores están bateado por las bardas y por lo tanto hay más ponchados.


También los 1990s presentaron la paradoja de que históricamente presentaron los índices más altos en ponches, simultáneamente con los porcentajes de bateo más altos. Los porcentajes de bateo en Ligas Mayores han fluctuado entre .265 y .270 desde 1994, los porcentajes más altos en cincuenta años.

La pregunta del por qué la cantidad de cuadrangulares explotó en los 1990s es muy debatida. Hay dos teorías muy populares.

1.- Que la pelota es más viva.
2.- Que hay escasez de buenos lanzadores.

Pongo un poco de reserva en cualquiera de las dos opiniones. La resistencia de las pelotas de béisbol es probada con regularidad, tal y como ha sido por muchos años. Quizás sería mejor si la resistencia de las pelotas fuera reducida, pero tampoco se ha incrementado dramáticamente.

En todos los deportes, cuando una persona tiene éxito, otra debe no tenerlo. Cuando el bateo domina el juego, puede ser explicado debido al pobre pitcheo o viceversa. Además existe la percepción de que escasea el buen pitcheo, porque cada equipo necesita una docena o más lanzadores. Si un equipo tiene un buen shortstop, ellos no están buscando por otro y no van a quejarse por la escasez de buenos shortstops. Pero si el equipo tiene ocho buenos lanzadores, ellos aún necesitan más y algunas personas siempre se van a quejar de la ausencia de buenos lanzadores.

¿Expansión? Las expansiones no favorecen ni a los bateadores ni a los lanzadores, lo que hace es crear escasez de buenos bateadores y buenos lanzadores.

A principios de los 1990s la zona de strike era un real problema, o tal vez los umpires lo eran. Desde mediados de los 1980s hasta principios de los 1990s muchos umpires simplemente no marcaban strikes, especialmente el strike tres, no importaba que tan perfecto fuera el lanzamiento. Eso fue sencillamente enloquecedor y la gente aún se queja de eso, pero eso ya no es verdad; las ligas han abordado el problema y casi todos los umpires ahora marcan strikes a los strikes.

Las condiciones del bateo de los 1990s son creadas por los siguientes factores:

Los nuevos parques de pelota, los cuales tienden a ser parques para los bateadores, la aceptación de entrenamiento para incrementar la fuerza, la abreviación de los movimientos de los lanzadores, la política de multar y suspender a los jugadores automáticamente cuando hay una pelea y la evolución del diseño de los bats.


La batalla por la aceptación del entrenamiento para incrementar la fuerza en los peloteros, tiene por lo menos setenta años. Honus Wagner creía en el entrenamiento para lograr mayor fuerza y usaba mancuernas como parte de su entrenamiento fuera de temporada, pero hubo en ese tiempo un tremendo prejuicio contra el levantamiento de pesas por los jugadores de béisbol y también por la mayoría de los atletas de otros deportes.

Se creía que dicho entrenamiento haría a los jugadores excesivamente musculosos y esto resultaría en lesiones. A principios de los 1980s, cuando Lance Parrish se reportó a los entrenamientos de primavera cargando con cinco kilos extras de músculo, Sparky Anderson se quejó de que Parrish necesitaba decidir si él quería ser un receptor o un miembro del equipo olímpico ruso de levantamiento de pesas. Hoy en día aún hay gente que cree en eso.

Otro factor son los movimientos del lanzador. Si Usted mira una película de una Serie Mundial de los 1950s, o de principios de los 1960s, se sorprenderá por la mecánica de los lanzadores. Los lanzadores de esa época acostumbraban a levantar la pierna muy alto (Juan Marichal) y balacear sus brazos vigorosamente hacia arriba y hacia abajo en el proceso de hacer el lanzamiento. Ellos saltaban hacia adelante para completar su lanzamiento, aunque acortarían los movimientos con corredores en base.


Eso representó un problema, porque muchos lanzadores perdían efectividad con corredores en base. En los tiempos de Maury Wills (1962) hasta mediados de los 1980s, los entrenadores de lanzadores constantemente animaban a los jóvenes pitchers a acortar sus movimientos.

Los movimientos de los lanzadores de hoy, son totalmente diferentes de los de la era de 1920 a 1965 y es muy probable que, como consecuencia de esto, los lanzadores no tiran tan fuerte. No quisiera generalizar, pero puede no haber tantos lanzadores que ahora lancen a 90 o más millas por hora como los hubo en los 1950s, principalmente porque los lanzadores usan movimientos más conservadores y no levantan tanto las piernas. Recuerden que estamos en los 1990s.

Finalmente hace más de cien años que los bats han ido mejorando en su diseño. En el siglo diecinueve los bats tenían una empuñadura casi tan gruesa como el área de impacto. Los bats de 1920 tuvieron empuñadura más delgada, los de 1950, aún más delgada, los de 1980, más delgada, los de 1999 aún más.

Cada vez más y más el peso de los bats ha sido concentrado en el área de contacto; aún la punta final del bat ha sido ahuecada para incrementar un poco más la proporción entre el peso del bat y su área superficial.

El efecto de esto es incrementar la velocidad. Los bateadores del tipo de Nellie Fox y Richie Ashburn, quienes trataban de batear la pelota hacia los jardines, se han acabado. Ahora casi todos sostienen el bat en la perilla y tratan de batear la pelota muy fuerte.

Los bateadores acostumbran a frotar sus bats con un hueso o algo parecido para compactar un poco la superficie de madera, haciendo el bat más fuerte. A mediados de los 1990s, los bateadores aprendieron que podían realizar la misma cosa, poniendo una capa extra de laca o barniz sobre el bat. Esto también ha contribuido a la explosión del cuadrangular.

Finalmente los nuevos estadios y en particular el Coors Field, han contribuido de alguna manera a incrementar el número de cuadrangulares y carreras. El Coors es el mejor parque para los bateadores en la historia del béisbol. Además los nuevos parques de los últimos diez años (1990s), han tendido a mejorar las condiciones de los bateadores.

Poniendo todos estos factores juntos, nosotros tenemos al béisbol de los 1990s con más dobles, más cuadrangulares, más ponches. Los triples han disminuido de 56 por cada 100 juegos en 1977 a 32 por cada 100 juegos en el año 2000, principalmente por la desaparición del pasto artificial.

Las bases intencionales han disminuido de 69 por cada 100 juegos en 1989 a 40 en el año 2000, porque cada uno es un bateador de poder ahora. Las bases robadas han estado a la baja desde 1983, aunque permanecen arriba de los estándares históricos. Los errores están a la baja, los doble plays hacia arriba.

Finalmente hay un desarrollo repugnante de cambios de lanzadores. De nuevo es la culminación de una tendencia de cien años. Los equipos en 1876 usaban un lanzador. En 1890 usaban tres o cuatro, en 1920 usaban rosters de 25 hombres, siete u ocho lanzadores. En los 1960s los equipos tenían ocho o nueve lanzadores, en los 1970s, nueve o diez; en los 1980s, diez a doce y en los 1990s, once a trece.
El número de lanzadores usados por juego ha estado incrementando por cien años, pero ha incrementado más rápidamente entre 1983 y 1995.

En 1983 los manejadores de Ligas Mayores emplearon a 1.60 relevistas por juego, en 1995 usaron 2.45, un 53% de incremento en 12 años.

Los grandes cambios en la población de jugadores ha sido la continuación de dos tendencias que datan más o menos desde 1940: más jugadores colegiales y más latinoamericanos. La dominación de jugadores negros continúa menguando.


En los 1990s nacieron para bien del béisbol: Cody Bellinger, Corey Seager, Yasiel Puig, Luis Severino, Didi Gregorius, Aaron Judge, Trea Turner, Bryce Harper y otros.

Se nos adelantaron en el viaje eterno: Tony Conigliaro, Joe Sewell, Luke Appling, Eddie Lopat, Tim Crews, Steve Olin, Don Drysdale, Roy Campanella, Charlie Gehringer, Mickey Mantle, Richie Ashburn, Joe DiMaggio y otros.

Un equipo de estrellas de esta década, por cierto, Usted haga los cambios que considere pertinentes:

Catcher, Mike Piazza, 1B, Frank Thomas, 2B, Craig Biggio, 3B, Robin Ventura, SS, Barry Larkin, JI, Barry Bonds, JC, Ken Griffey, JD, Albert Belle.

Pitchers: Roger Clemens, Greg Maddux, Kevin Brown, Randy Johnson, Tom Glavine y John Wetteland.

La asistencia a los estadios fue de 601 233 401 aficionados. Quizás sería mejor medirlo en unidades astronómicas para abreviar.

Los Rockies de 1993, llevaron a 4 483 350 aficionados a su estadio.

En la década los Orioles de Baltimore fueron los que más aficionados metieron a su estadio con 32 192 618.

Los Expos de Montreal de 1999, llevaron solamente a 773 277 aficionados y en la década a 13 008 431, para ser los que menos.

En 1998 Mark McGwire conectó 70 cuadrangulares para ser la marca más alta en una temporada en los 1990s.

En la década también fue el que más con 405 para la calle.

Los Yankees de 1998 tuvieron el mejor record de ganados y perdidos con 114-48 para un .704 de porcentaje.

En la década los Bravos de Atlanta se llevaron los honores con record de 925-629 para porcentaje de .595.

Los Tigres de 1996 tuvieron record de 53-109 con .327 de porcentaje para ser los peores en un año.

En la década los Marlins de la Florida con 472-596 para un .442.

Tampa Bay tuvo 132-192 con .407 en sus primeros dos años.


El lanzador con más ponches fue en 1999 Randy Johnson con 364 y en la década el mismo Johnson con 2 538.

Tony Gwynn tuvo el porcentaje de bateo más alto, .394 en 1994 y .344 en la década para ser el mejor.

Los mejores jugadores de 1990 a 1999 fueron: Rickey Henderson, Barry Bonds, (1991-1993, 1995), Jeff Bagwell, (1996-1997) Frank Thomas, Mark McGwire y Derek Jeter.

Los mejores lanzadores: Roger Clemens (1990-1991, 1997), Greg Maddux (1992, 1994, 1995, 1998), Kevin Appier 1993, John Smoltz 1996, Pedro Martínez (1999).

El lanzador más veloz, Randy Johnson.
El de mejor curva, Tom Gordon.
Mejor combinación de poder y velocidad, Barry Bonds.
Mejor bateador ambidiestro, Chili Davis.
Hombre de hierro, Cal Ripken.
Mejor tocador de pelota, Kenny Lofton.

Cinco grandes cambios en el béisbol durante la década: Nuevos estadios, Comodines en los playoffs, juegos inter-ligas, explosión del bateo y Expansión.


Nuevos estadios: 1991 Nuevo Comiskey en Chicago, 1992 Camdem Yards en Baltimore, 1993 Joe Robbie en Miami, 1994 Jacobs Field en Cleveland, 1994 Ballpark en Arlington, 1995 Coors Field en Denver, 1997 Edison Field en Anaheim (remodelado), 1997 Turner Field en Atlanta, 1998 Bank One Ballpark en Arizona, 1998 Tropicana Field en Tampa, 1999 Safeco Field en Seattle.


Autores consultados: Bill James, Base-Reference, Base Ball Almanac, Baseball Archives, Allen Barra, Harvey Frommer, Ken Burns.